Hemos sido obligados a confinarnos en nuestras casas como consecuencia del Covid19, muchos luchan para mantenerse lo más tranquilos, ocupados y positivos posibles.

Pero cada vez más nos enfrentamos a nuestros propios límites emocionales y mentales, sintiendo que estamos sobrepasándolos o cerca del borde.

¿Cómo podemos sobrellevar la cuarentena sin que eso implique una afectación en nuestra salud mental?

El Centro de Tanatología en línea y Psicología ha preparado algunas recomendaciones para ti:

1.- Mantener un positivismo moderado y realista.

¿Qué significa? Desgraciadamente podemos estar continuamente expuestos a un positivismo exagerado o extremo. Frases de que tu felicidad depende solamente de ti, que el estado de ánimo es un estado de pensamiento; y las constantes frases que te forzan a sentirte feliz sin tomar en cuenta que las condiciones externas afectan directamente nuestro estado ánimo, es olvidar la inevitable influencia que tiene el ambiente y nuestra cultura sobre nosotros.

Ser positivos de manera moderada y realista significa que busquemos dentro de nuestras condiciones actuales, situaciones por las cuales creer y pensar que no todo está mal. Quizás haciendo un balance entre lo bueno y lo malo del confinamiento, los retos a enfrentar cuando todo esto termine pero valorando los avances y experiencias personales que hemos aprendido.

Saber ser positivos no significa ver todo perfecto y feliz, como si las condiciones negativas no afectaran para nada nuestro estado mental y emocional.

2.- Fomentar y fortalecer la amabilidad y el afecto con nosotros mismos; así como los demás.

Cuando estamos seriamente ansiosos, estresados o preocupados tendemos a dejarnos a nosotros mismos, dejar de cuidarnos, atendernos, hablarnos de manera amable y afectiva; por el contrario empezamos a ser cortantes, hirientes o hablar de manera negativa. Todo esto genera un ambiente hostil cuando es con los demás con quien nos comportamos de esa manera, haciendo que nos sintamos cada vez más incómodos en nuestros espacios, lo cual es imposible evitar en estos momentos de confinamiento. Ya que en condiciones normales uno simplemente se aleja de ese espacio que genera malestar. Es por ello que todos con el tiempo que empieza cada vez más a alargarse se convierte en algo más difícil de sobrellevar.

Teniendo un diálogo amable con nosotros mismos de confianza y amabilidad, porque promueve un estado de ánimo más agradable y estable.

3.- Planificar las actividades para el día siguiente, de manera razonable y sensata.

Esto significa que cuando esperamos realizar ciertas actividades programadas durante nuestro día, la mente funciona de mejor manera porque está estableciendo objetivos. El tiempo pasa de manera más rápida, en cambio cuando no sabemos lo que haremos, el tiempo camina muy lento, se pierde entre los tiempos muertos y el aburrimiento; y si bien es cierto que los momentos de aburrimiento pueden ayudar a promover la creatividad.

El exceso de tiempo libre sin ningún programa o planificación puede afectar de manera emocional y mental. La mejor manera es dedicar actividades fijas y otras opcionales durante esos días de aislamiento, para que cada día sea diferente al otro y te mantengas activo.

¿Cómo enfrentar el aislamiento?

Definitivamente el aislamiento no fue una elección personal, pero tampoco representa un castigo. Es una medida extrema frente a una situación extrema. A pesar de que el confinamiento representa un gran reto emocional y personal con afectaciones incluso económicas, la realidad es que por encima de todas las desventajas que la cuarentena represente para todos nosotros, no se puede equiparar al beneficio de seguir saludables y con vida. Es precisamente nuestro instinto de sobrevivencia el que nos permite evaluar y decidir que es mejor mantenernos protegidos aunque eso nos afecte emocionalmente.

Por ello debemos reconocer las ventajas y sobre todo identificar las emociones que surgirán durante todo este periodo de tiempo e incluso cuando todo termine.

También debemos ser tolerantes y pacientes con nosotros mismos para comprender que ninguna experiencia pasada nos ha preparado para lo que hoy vivimos, por eso nos sentimos tan vulnerables y desprotegidos. Generalmente las experiencias de vida nos ayudan a construir herramientas emocionales que nos permitan gestionar las situaciones que surjan, no obstante como en el caso de ahora, ésta ha sido una sorpresa que nos a invadido a todos de manera inmediata, estamos desprovistos de conocimiento que nos permita evaluar y enfrentar tanto tiempo prolongado de confinamiento, por ello se ha convertido en todo un reto que empieza a presentar repercusiones psicológicas y emocionales.

Estar en contacto con nuestros conocidos ayuda a calmar la sensación de soledad y aislamiento. Definitivamente hablar con otros, compartir experiencias y sentimientos contagian un estado de ánimo positivo es por tal razón que las personas debemos seguir interconectándonos entre nosotros con ayuda de la Tecnología.

Definitivamente este es un periodo difícil de llevar, algunas personas tienen mayor facilidad que otros para gestionar sus emociones y pensamientos, no obstante debemos reconocer que al ser algo extraordinario y nuevo todos estamos aprendiendo a responder y adaptarnos, no es un concurso en el que ganan unos y otros pierden. No hay premios ni medallas, todos saldremos ganando cuando termine.