El miedo cuando es disfuncional nos limita, agota, succiona cada minuto de nuestra vida. Vivir con miedo de todo o de cualquier cosa no es fácil, nadie lo entiende porque sólo quien sufre de lo mismo puede identificar y empatizar en las emociones paralizantes e inadecuadas. Cuando el miedo deja de ayudarnos a estar preparados para lo malo, nos hace sentir que todo lo que viene es catastrófico, e irreal. Cuando el miedo no está bien gestionado al igual que otras emociones estás incapacitan a las personas para vivir bien y tener salud emocional.

Existen momentos en que debemos detenernos y observar si el miedo y la mala gestión de éste se ha salido de nuestras manos. Existen terapias y técnicas que permiten gestionar la ansiedad, el pánico y la angustia para regresar a tener un manejo más adecuado de las emociones, no dudes en acercarte a ayuda profesional para pedir información. En este blog seguirás recibiendo artículos acerca de este y muchos temas.