Amor Romántico en la actualidad Versión mujeres!

Amor Romántico

Comencemos por cuestionar si existen formas de amor romántico que no incluyan comportamientos, pensamientos y emociones que lleven a las personas a construir ideales inalcanzables que producirán tarde o temprano una grave y dolorosa desilusión. La realidad es que cualquiera de las formas de amor que han sido construidas en la sociedad incluyen una serie de elementos y características imposibles de alcanzar para los hombres y las mujeres; cabe señalar que específico hombre y mujeres porque la mayoría de Los constructos sociales siguen basándose en el género femenino masculino.

Desde el punto de vista femenino el amor tiene significados completamente distintos y muchas veces opuestos a los masculinos.

Si nos vamos a la “confiable” y muy buscada fuente de Wikipedia, descubriremos que el amor Romántico está definido como:

El amor romántico es el sentimiento expresivo y generalmente placentero de una atracción emocional hacia otra persona. Este sentimiento está asociado con, pero no requiere, atracción sexual. Históricamente, el término “romance” se origina en el ideal medieval de la caballería como se establece en su literatura de romance caballeresco.

En el contexto de las relaciones amorosas románticas, el romance generalmente implica una expresión del fuerte amor romántico de uno, o los profundos y fuertes deseos emocionales de conectarse con otra persona íntima o románticamente.

Y aunque seguramente ninguna de las lectoras esté esperando a un hombre con armadura oxidada en un caballo, seguramente le enloquece la idea de un chico con barba medio hipster en un automóvil de al menos mediano presupuesto y con máximo diez años de manufactura. Y que decir de un hombre actual que no busca una mujer que espera debajo del caballo en medio de las lagrimas y medio desmayándose por la histeria, pero si quizás una mujer con buen ver, aceptable perfil en Instagram, medianamente educada, con un trabajo decente que de la idea de no buscar marido que la mantenga pero muy lista para procrear y preparar alimentos. Definitivamente los ideales románticos se adaptan a cada época, pero considerar que han dejado de existir nos llevaría por el camino de la negación simplista de los hechos sociales en la actualidad.

Cada persona independientemente su nacionalidad y estrato socioeconómico construye durante su vida un concepto personalizado del amor, iniciando su búsqueda desesperada de encontrar pareja.

Como buena princesa de Disney, pero muy empoderada la mujer de la actualidad se balancea entre dos tipos de mujer que se excluyen mutuamente, sin poder siquiera encontrar un equilibrio la mujer inicia una búsqueda sin fin de la pareja ideal.

La mujer actual.

Con su libro De Simone de Beauvoir de un lado, y ya sí ha leído un poco más con algunas frases bien aprendidas de Judith Butler y muchos chistes feministas para defenderse del patriarcado. Una parte en la mente de la mujer en la actualidad basa su vida en la ideología de no depender del hombre, amarse primero a sí misma y luchar contra cualquier antiguo concepto de feminidad, considerando antiguo cualquiera que incluya a la mujer de los años 80′ hacia abajo, no más abajo de los 60′ para ser honestos ya que la memoria histórica tiende a ser bastante corta.

Con los matices y pinceladas de películas pop actuales, libros de autoayuda, frases sacadas de contexto y frases con imágenes de mujeres poderosas, la mujer promedio construye una idea de lo que debe ser, vendido en el mercado como un querer ser. Esta nueva mujer “quiere” ser primero que nada:

“Independiente”

La mujer independiente de la actualidad solamente se quiere hacer independiente de una cosa, del hombre, pero no de cualquier hombre, no de su padre, o de su amigos, amigas, madre, o ligue de Tinder con quien sale “solo ha tener sexo casual, más de dos veces a la semana y con mensajitos de por medio más cenas, cafés y salidas” ; la mujer quiere ser “independiente” de su interés Romántico, en pocas palabras del hombre que la trae buscando en YouTube tutoriales para tomarse la mejor selfie y el mejor maquillaje según Yuya.

Su independencia será mesurada en la medida que ésta requiera menos de su pareja actual y de qué tan fácil le sea sobreponerse de una desventura amorosa, lo cual bajo la dinámica posmoderna debe ser en cuestión de días con la ayuda de manuales de Bucay y vídeos de autoayuda de Cesar Lozano. La independencia femenina le exigirá contar con los recursos económicos para satisfacer sus necesidades básicas y así no necesitar de la “ayuda” de la pareja masculina, por supuesto, para poder entonces ser capaz y estar lista para ahora sí emprender el camino del amor sano Maduro y empoderado que la sociedad le exige y que ella internalizado y convertido como propio.

Bella, lista, sana en todos los aspectos.

Ya no basta con ser como esas mujeres renacentistas envueltas en maquillajes, ropajes y corsets incomodísimos con una buena dote para ser considerada una mujer casadera, los ropajes incómodos han sido sustituidos por ropa deportiva-sexy-pero no muy sexy para mantener el cuerpo de manera muy disimulada bajo el estandarte de mujer Healthy, los tacones en algunos casos son intercambiados por tenis cool de marca, ropa semiajustada de moda y muchos otros estilos que se adapten a las nuevas necesidades femeninas.

Esta nueva mujer debe ser lo suficientemente lista y educada para desarrollarse en su ambiente, y ser atractiva para los nuevos hombres, basta con que sepa un par de frases armadas para poder ingresar en el sin fin de diálogos superficiales sobre política y religión que requiere la interacción en la sociedad actual, sin esto ella caería en el estereotipo de la mujer hueca y vacía que es tan poco atractiva. La inteligencia no es necesaria basta con cumplir con los discursos establecidos para poder dialogar durante la cena de Navidad y las cervezas entre amigos los viernes. Aunado a esto se encuentran los nuevos ideales de belleza que también se han ido modificando en los últimos años sobre todo durante la explosión de las redes sociales, la belleza femenina no puede entrar más en los estereotipos de películas de James Bond porque eso sería auto-ofensivo para cualquier mujer actual, la feminidad en la actualidad debe ser mediada entre lo considerado “natural y auténtico” lo que sea que signifique eso, y lo sensual-artificial; es decir que la mujer ahora le tiene que trabajar el doble para verse guapa pero que parezca que acaba de salir de su cama se puso la primera camisa y de manera súper natural y para nada estudiado. Algo así como las AppS de maquillaje que buscan modificarte completamente pero haciéndote ver súper natural, un poco contradictorio pero cierto.

En esta irregularidad y flexibilidad de conceptos la mujer construye su feminidad tratando de unir constructos completamente opuestos, teniendo que querer ser femenina estilo Marilyn Monroe con frases hechas de Frida Kahlo, que por supuesto nunca aplicaría para sus propias relaciones de pareja y vida en general, pero con una autonomía autoimpuesta y desapegada, palabra que se convierte en clave para relacionarse en la actualidad.

Así la mujer sigue siendo esa princesa en busca de su hombre ideal, pero que no puede esternarlo porque facilmente sería acribillada por cualquier persona que le escuchase hablar. Ella seguiría deseando ser salvada por su caballero andante, pero en cuanto fuera salvada saldría corriendo, o jodería la relación porque si ella aceptara de manera honesta esa otra parte que hay dentro de sí misma, automáticamente la otra mujer interna la atacaría con frases e ideas muy bien estructuradas y sustentadas en la ideología de género. Así el amor Romántico de la mujer se debate entre dos mundos internos, totalmente escindidos e incompatibles, que la llevan a sufrir por la falta de caballerosidad masculina, pero que le ofende en cuanto le abre la puerta del automóvil, ese feminismo a modo que la lleva a molestarse en cuanto un hombre le pide que paguen la cena entre los dos, pero que le gritará por su autonomía en cuanto sienta que sea traspasado cualquier limite personal.

Debatiéndose entre ambas, la mujer romántica de la actualidad sigue frustrándose por no tener hijos ni estar casada a los 35, llevándola como hembra en celo a montarse en cualquier macho ya no tan alfa que conozca en Tinder, autodesechandose en un sin cesar de parejas que no cumplan con los requisitos como lista de súper, que su potencial pareja no cumpla, pero auto culpándose cual Bridget Jones con un litro de helado viendo películas de Julia Roberts por no encontrar el amor real y verdadero, como si eso tuviera algún significado en la actualidad.

Así la mujer en la torre más alta, o en su defecto desde su perfil de Facebook, crea, construye y mantiene una nueva identidad, una nueva máscara que se adapte al nuevo ideal de mujer; vaciándola de sí misma, oponiéndose constantemente consigo misma, readaptándose constantemente a las nuevas necesidades del mercado, convirtiendo incluso la antigua idea del feminismo, la igualdad y el empoderamiento en nuevos productos consumibles de mercado, nuevas marcas para comprar y vender. En este nuevo mercado se construyen las relaciones de pareja que siguen persiguiendo ideales Románticos, distintos a los que existían en las telenovelas mexicanas de Thalía en Televisa, pero no menos placentero, o expresivo, simplemente modificado para las nuevas necesidades sociales, como podremos ver próximamente, el romanticismo en la masculinidad no se escapa de los cambios y también encuentra sus propios conflictos generando un malestar distinto pero no menos grave.

Para concluir podemos inferir que el amor Romántico en la actualidad está muy relacionado con la capacidad de consumo, y por lo tanto de compra, en lugar de rosas la mujer esperará que la pareja le siga otorgando estatus pero ahora de tipo social, velando sus deseos más tradicionales de se madre, y tener hijos pero no dejando de perseguirlos, sin embargo de manera menos abierta, aunque no menos desesperada. Los conceptos antiguos de romanticismo han sido desechados, y remplazados pero el cambio es simplemente superficial ya que la necesidad de seguir idealizando la relación de pareja no ha desaparecido, quizás sí en la relaciones de pareja actuales podamos identificar una desechabilidad más frecuente, pero esta no corresponde al fenómeno del romanticismo sino a lo que en su momento Batman identificó como el amor líquido, que de ser necesario será abordado en otro momento. El amor Romántico no ha desaparecido ni lo hará, porque es en la idealización del amor que encuentra su base, y no en su forma ni manifestaciones, con el tiempo seguirá modificándose y adaptándose a las nuevas necesidades de mercado, pero seguirá existiendo como lo ha hecho desde la creación de la sociedad humana, sin importar las épocas históricas.

Sin más por el momento me despido. Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s