Al contrario de lo que muchos piensan, el psicólogo no es más visto como el doctor de los locos, sino como el doctor de los débiles. Pero como un médico de débiles que por sí solos no han salido adelante para afrontar la vida.

La realidad es bastante distinta el psicólogo es el médico de los valientes de aquellos que tienen el valor de enfrentar sus propios límites y sentimientos admitirlos, considerarlos y mostrarlos; transformando el miedo en coraje y asumiendo la responsabilidad de su cambio.

La verdadera fuerza no está en esconder sus debilidades sino de aceptarlas y empezar a trabajar en ellas.

Luca Mazzucchelli

Anteriormente los psiquiatras se hacían cargo de los “enfermos mentales” de la época y sus cuidados estaban en lugares aislados para que “los locos” no afectaran el funcionamiento de la sociedad. Los médicos psiquiatras los consideraban una amenaza, Michel Foucault hace un análisis de la idea de locura y sus formas de control de los individuos en la sociedad.La psicología entonces tiene una base médica, sus antecesores son Médico y buscaban explicaciones biológicas ahora hemos ido avanzando para comprender los fenómenos psicólogos y sociales, como consecuencia la psicología no está relacionada con la locura; sin embargo, si se relaciona con incapacidad y debilidad. Aquellos que son débiles, menos inteligentes o incapaces requieren de un psicólogo ya que no tiene otra opción y está poco capacitado para enfrentar sus problemas. La sociedad misma ha intentado que las personas rechacen la psicología por medio de libros de autoayuda y pláticas motivacionales sustituyendo el proceso psicológico. ¿Quién en su ‘sano juicio’ asistiría a terapia? Solamente alguien incapaz de lograr el cambio por si sólo . De esa manera la terapia de convierte en la última opción de quienes ya han probado todo incluso chamanes antes que la terapia, y así nos perdemos la oportunidad de descubrirnos a nosotros mismos durante el proceso de la psicología y sus herramientas.La psicología es para los valientes que aprenden de sí mismos mucho antes de conocer a su terapeuta.