Estamos en una época en la que tratamos de ser auténticos y luchamos con todas nuestras fuerzas y realmente creemos que lo estamos logrando hasta que nos damos cuenta que Mientras escuchemos a los demás y los dejemos influir en nuestra vida nunca seremos libres y auténticos.


La realidad es que la sociedad nos influye y eso es parte de la socialización necesaria para el desarrollo humano, hasta ahí todo está muy bien; pero

 ¿qué sucede cuando las personas nos dicen que lo que hacemos y pensamos está mal?

La realidad es que nos hace dudar de nosotros mismos y cambiar nuestros pensamientos y actitudes, eso simplemente a veces se convierte en una carga para quienes no hacen un auto análisis para pensar simplemente si aquello que nos han mencionado es o no verdad.

Simplemente lo damos por sentado, y cambiamos le damos el poder a los demás de influir en nosotros como unos dioses y nos volvemos dependientes de las habladurías de los demás.

El extremo de estás personalidades son los que lo un psicoterapeuta italiano llamado Giorgio Nardone denomina laprostitución social, según el autor son personas que hacen todo para caer bien a los demás atacando directamente sus ideales personales y su identidad. Algunas veces estás personas logran tener puestos laborales importantes pero el problema sucede cuando tienen que hacer algo que pone en riesgo la opinión de sus colaboradores, por eso harán todo lo posible para poder evitar el enfrentamiento y mejor derivarlo hacia alguien más quien ponga en riesgo la amistad o el estatus llegado.

También podemos reconocer entre algunos miembros de la anilla quienes quieren llevar todo por “La Paz” y prefieren no enfrentar los problemas con otros miembros, parte de la realidad es que las personas prefieren evitar perder la “buena imagen” de los demás hacia ellos. 

En este sentido las personas no logran en ninguna manera mantener una buena relación consigo mismos por qué el costo es la propia personalidad, los límites personales e incluso objetivos.

Aquí te dejo un par de ideas para mantenerte fiel a ti mismo y al mismo tiempo escuchar la opinión de los demás:

Cuando alguien te de una opinión cuestiónala.

Si alguna persona te comenta algo, entonces has un esfuerzo por preguntarte si eso que te han dicho tiene algo de verdad realmente o si las motivaciones son distintas.

Muchas personas dan su opinión no de buena fe sino que son motivados por celos, envidia, rencor, etc. E incluso por ignorancia, entones antes de tomarlo inmediatamente personas busca las verdaderas motivaciones del que te ha enviado el mensaje.

Si puedes cámbialo, sino acéptalo y toma una decisión 

A veces hay condiciones que no podemos cambiar, y la gente se siente frustrada ante eso. No permitas que la presión social te haga tomar decisiones inadecuadas analiza y toma tu tiempo; quizás tengan razón pero eso no significa que lo debas hacer en el segundo inmediato tomate un tiempo.

Aprende a ser autocrítico pero con un límite

No necesitas ser perfecto, las decisiones y formas de actuar para algunos serán correctas y otros no, entonces sigue y crea tu propio camino respetándote a ti mismo y tus convicciones; eso finalmente es lo más importante.