El día de la madre en muchos países del mundo se festeja desde 1914, Como consecuencia los restaurantes se llenan, las tiendas presentan sus mejores ofertas, las florerías trabajan más que nunca, sin embargo, la perspectiva de esta celebración puede ser muy triste para algunos; ya que puede faltarles este importante miembro de la familia. 

Prepararte para este día puede ayudarte a sentirte mucho mejor de lo que crees y aunque será un día triste las actividades que realices pueden modificar tu estado de ánimo. 


Quizás este es tu primer Día de la Madre sin ella cerca. Seguramente estás temiendo que llegue este día. Pensar en este día puede traer lágrimas a tus ojos, sin embargo, esos sentimientos son normales para alguien que perdió a la persona que no sólo le dió la vida, sino que le enseñó casi todo lo que sabe y quien fue su primer mejor amiga. 

 Sentir esa ansiedad y tristeza es parte del proceso de duelo por muerte de la madre y el llorar no es un retroceso en el proceso, sino una declaración del profundo amor que sientes por tu madre y del dolor que aún te produce su ausencia. 

El psicólogo australiano Peter Brown dice que a pesar de la creencia de que sólo se sufre en los primeros años de la muerte, cualquier recuerdo, en cualquier momento, nos puede volver a traer esos sentimientos de inmensa tristeza. 

 Dice que este sentimiento tiende a ser más llevable con el tiempo, pero que en realidad no se supera el duelo, sino que se aprende a llevar. 


Hay que aceptar que no podemos borrar el Día de la Madre del almanaque pero sí podemos hacer algo al respecto para sentirnos mejor. Puedes hacer honor a la memoria poniendo una veladora y recordando un momento especial en que alguna enseñanza o momento gracioso sucediera, recordando el apoyo por ese lazo y visualizándola amorosamente enviando desde tu corazón el gran cariño que aun guardas hacia ella que jamás desaparecerá; y tratando después de ese momento de realizar una actividad en familia. 

 Recordemos que la madre siente hacia su hijo un amor muy grande y que en el fondo desea que sea recordada con felicidad amor y gratitud.