Suicidio es toda conducta consciente que íntegramente está encausada a la autodestrucción de la propia persona ya sea por omisión o por acción. 

La palabra suicidio se deriva del latín sui (a sí mismo) y de caedere (matar). 

Es una realidad humana, un escándalo, un tabú. Es una muerte violenta por lo inesperado, súbito, brutal, agresivo, corrosivo, que afecta no solo a la persona que lo lleva a cabo, sino a todo su entorno. Mata la tranquilidad de la familia y le deja un mensaje brutal.

El suicidio es una de las principales y más importantes causas de muerte en el mundo. 

Durante la adolescencia, se presentan en los jóvenes cambios difíciles que les producen ansiedad y depresión y que en ocasiones pueden llegar a una tentativa de suicidio. Esta idea plantea el problema de la depresión como vivencia existencial. 


La manifestación de la idea de la muerte en el joven suele ser frecuente y es una llamada de auxilio, una forma de comunicar su descontento a los demás, es la pérdida de fe, es desesperanza. 

El suicidio es el resultado de un acto de la víctima dirigido contra su propia vida y que puede ser una lesión auto producida, o la realización de una actividad extremadamente peligrosa que, con toda probabilidad, conduce a un accidente fatal. 

Otro tipo de suicidio es el que se conoce como submeditado, en donde la intención de morir no es consciente, de manera que la víctima se autodestruye lentamente. 

 Otra forma indirecta de autodestrucción consiste en la ingestión de substancias dañinas para la salud como; drogas, alcohol y tabaco.

Según Schneiderman la conducta suicida se puede clasificar en cuatro tipos:

1.- La sensación de que la vida no vale la pena, sentimiento que resulta de un estado depresivo. El adolescente considera que sus sentimientos de minusvalía y desamparo nunca desaparecerán.

2.- Una conducta suicida impulsiva que puede presentarse después de una desilusión, de una frustración o de fuertes sentimientos de enojo.

3.- Una enfermedad grave, que puede llevar al individuo a pensar que no hay otra salida.

4.-El intento suicida como medio de comunicación, en el que el adolescente no desea morir, pero quiere comunicar algo por medio del suicidio y cambiar la forma en que lo tratan las personas que lo rodean.

En la gran mayoría de los casos de suicidio, existe un elemento de comunicación en el comportamiento del adolescente y que se exterioriza con llamadas de auxilio. 

Éste inicia con ideaciones suicidas y puede presentarse en forma verbal, a través de amenazas o fantasías, o de manera no verbal, en donde surgen verdaderos intentos de autodestrucción y comportamientos dañinos, menos inmediatos o bien verdaderos intentos de autodestrucción.

La adolescencia, es considerada como una etapa dolorosa en la que el joven pasa por cambios difíciles que le producen ansiedad y depresión. 

Para Beachler el suicidio puede tener varios significados:

1. La huida; que es el intento de escapar de una situación dolorosa o estresante, atentando contra la propia vida, ya que ésta se percibe como insoportable y que está fuera de control.

2. El duelo; después de una pérdida importante la persona no ha logrado manejarse adecuadamente.

3. El castigo; se presenta cuando el adolescente se siente responsable de un acto negativo y el intento suicida se dirige a expiar una falta real o imaginaria.

4. El crimen; es el momento en que la persona tenta en contra de su vida y como consecuencia se llega a la muerte. 

5. La venganza; cuando se atenta contra la vida y se intenta provocar el remordimiento de otra persona.

6. El chantaje y la llamada de atención en las que se trata que los demás boten su estado de ánimo. 

.
7. El sacrificio; en el que se atenta contra la vida para adquirir estima y valor considerado superior, es morir por una causa.

8. El juego; cuando se atenta contra la vida, para probarse a sí mismo o a los demás, que es valiente y forma parte del grupo.
 

Algunos autores consideran que la impulsividad propia de los adolescentes, explica en parte el acto suicida. 

Entre mayor sea la impulsividad del individuo, mayor es
la posibilidad de autodestrucción.

 Peck; considera a la conducta autodestructiva como un mecanismo utilizado por los adolescentes para manejar el estrés y las situaciones difíciles de la vida. 

Encuentra una relación entre la incapacidad del joven para manejar situaciones angustiantes y el miedo al fracaso.
La conducta suicida del joven no puede considerarse como un acto plenamente dirigido por el deseo de morir, el intento suicida involucra un debate interno entre el deseo de morir y el de seguir vivo. El adolescente que intenta suicidarse, lucha
internamente entre ambos deseos.

Fuente: Suicidio entre adolescentes.