Se me ha ocurrido este artículo después de leer una noticia de la BBC en español que habla de los pensamientos “oscuros” de una madre que tiene un hijo con autismo, algunas de las palabras de la nota  son las siguientes:

Asegura quererlos y estar orgullosa de ellos. Pero el autismo impone muchas restricciones que le impiden tolerar la presión de tener que mostrarse “incansablemente positiva” sobre su situación

La realidad es que las dificultades de tener hijos con alguna discapacidad son minimizadas por la sociedad que ejerce una presión muy grande puesto que espera verlas todo el tiempo sonrientes y optimistas; quizás no hay nada más difícil que eso. Ya que la vida está llena de bajas y altas, además todos los seres humanos tienen sentimientos ambivalentes por lo que pueden finalmente sentir culpa por estar enojados o tristes de la realidad que se repite día con día.
Precisamente a quienes nos leen y viven esa situación es mejor comprender que estar feliz es un estado emocional pasajero y no una obligación. Por lo que si en algunos momentos se sienten distintas cosas como tristeza, frustración, enojo; es completamente natural.

No es necesario ser 1000% optimista, las caretas o máscaras solamente nos hacen daño, la gente igualmente nos criticará entonces podemos hacerles frente con nuestra autenticidad lo más importante es que comprendamos que eso no significa menos amor hacia nuestros hijos.

¿Eso que quiere decir específicamente?

¿Podemos amar y sentirnos frustrados?

Sí, por que los lazons afectivos están llenos de emociones con distintas intensidades y tonalidades que pueden parecer oscuras al ojo ajeno pero en realidad son totalmente naturales; la clave es preguntarte de manera correcta y adecuada cómo te sientes frente a lo que estás viviendo. 

Estoy realmente enojado con la persona? O es la situación la que me tiene así? 

Quizás te darás cuenta que el hecho de tener un hijo con alguna discapacidad te causa enojo, no con la persona directamente sino con todas las pérdidas y sacrificios que vienen de la mano.

Los cuales no desaparecerán mágicamente, y eso te hace sentir frustrado ya que no hay nada que se pueda hacer y por más que se acepte es una realidad en lo cotidiano. Si logras hacerte las preguntas que realmente necesitas tu vida es distinta y sentirás que no tienes una parte oscura dentro de ti sino que tu humanidad está surgiendo por momentos, aunque no guste es parte de la “naturaleza” humana.

Tú que opinas?