El síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro, violación o retención en contra de su voluntad, desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo, con quien le ha dañado física y/o psicológicamente. 


Principalmente se debe a que malinterpretan la ausencia de violencia contra su persona como un acto de humanidad por parte del agresor.

Las víctimas que experimentan el síndrome muestran regularmente dos tipos de reacción ante la situación: por una parte, tienen sentimientos positivos hacia sus secuestradores; mientras que, por otra parte, muestran miedo e ira contra las autoridades policiales o quienes se encuentren en contra de sus captores. A la vez, los propios secuestradores muestran sentimientos positivos hacia los rehenes.

Posibles causas:

  • Tanto el rehén o la víctima como el autor del delito persiguen la meta de salir ilesos del incidente, por ello cooperan.
  • Los rehenes tratan de protegerse en un contexto de situaciones que les resultan incontrolables, por lo que tratan de cumplir los deseos de sus captores.
  • Los delincuentes se presentan como benefactores ante los rehenes para evitar una escalada de los hechos. De aquí puede nacer una relación emocional de las víctimas por agradecimiento con los autores del delito.
  • Con base en la historia de desarrollo personal, puede verse el acercamiento de las víctimas con los delincuentes, una reacción desarrollada durante la infancia. Un infante que percibe el enojo de su progenitor, sufre por ello y trata de «comportarse bien», para evitar la situación. Este reflejo se puede volver a activar en una situación extrema.
  • La pérdida total del control que sufre el rehén durante un secuestro es difícil de asimilar. Se hace más soportable para la víctima convenciéndose a sí misma de que tiene algún sentido, y puede llevarla a identificarse con los motivos del autor del delito.
  • Este comportamiento surge debido a la presión psicológica que tiene el rehén al saberse aislado, abandonado, amenazado y quizás olvidado por la policía.


Muchas veces las victimas dejan de reconocerse como tales y al entablar un lazo emocional con el agresor buscan mantenerlo a toda costa, este tipo de síndrome ha sido retomado en muchas ocasiones por parte de la televisión y películas en las que se ejemplifican los casos en que las personas construyen relaciones a largo plazo con sus agresores, generando también dependencia emocional hacia ellos.

Lo más importante de reconocer es que las personas que son víctimas se pueden recuperar siempre que reciban una ayuda psicológica.


Quizás uno de los ejemplos más conocidos de síndrome de Estocolmo es precisamente una película famosa de Disney La Bella y la Bestia quien se enamora de su captor, buscando que este al final se convierta en una persona buena y cambie pero desgraciadamente las historias de Adas son incompletas e incorrectas por lo que quienes se identifican con Bella están dejando de lado que la posibilidad de que las “Bestia” se convierta en Príncipe en la vida real es improbable. Este caso ejemplifica la dificultad del tema a tratar y la importancia de un asesoramiento psicológico en caso de sufrir un daño a la integridad de las personas .