EL DUELO NO COMPLICADO

El duelo normal o duelo no complicado abarca un amplio rango de sentimientos y conductas que son normales después de una pérdida.

Las características patonómicas del duelo normal o agudo son:
• 

Algún tipo de malestar somático o corporal.
• 

Preocupación por la imagen del fallecido.
• 

Culpa relacionada con el fallecido o con las circunstancias de la muerte.
• 

Reacciones hostiles.
• 

Incapacidad para funcionar como lo hacía antes de la pérdida.
• 

Parecen desarrollar rasgos del fallecido en su propia conducta.

Debido a que la lista de comportamientos normales en un duelo es tan extensa y variada, estas conductas se pueden describir divididas en cuatro categorías generales: sentimientos, sensaciones físicas, cogniciones y conductas.

Manifestaciones del duelo normal
Sentimientos:

a) Tristeza. Es el sentimiento más común, en las personas en duelo. A menudo a través de la conducta de llorar.

b) Enfado. Puede ser uno de los sentimientos más desconcertantes para el superviviente, está en la base de muchos de los problemas del proceso de duelo. El enfado proviene de dos fuentes:
– una sensación de frustración ante el hecho de que no había nada que se pudiera hacer para evitar la muerte
– de una especie de experiencia regresiva que se produce después de la pérdida de alguien cercano. 

En la pérdida de cualquier persona importante hay una tendencia a la regresión, a sentirse desamparado, incapaz de existir sin esa persona, y luego a experimentar enfado y ansiedad. 

El enfado que experimenta la persona en duelo se ha de identificar y dirigir apropiadamente hacia el fallecido para que lleve a una conclusión sana. 

Muchas veces se controla de formas menos eficaces, una de las cuales es el desplazamiento, o sea dirigirlo hacia otra persona y culparla de la muerte. La gente culpa al médico, al director de la funeraria, a los miembros de la familia, a un amigo insensible y a Dios. 

Una de las desadaptaciones más peligrosas del enfado es la postura de dirigirlo hacia adentro, hacia el sí mismo.

c) Culpa y autorreproche. Culpa por no haber sido suficientemente amable, por no haber llevado a la persona al hospital antes, y cosas por el estilo. Normalmente la culpa se manifiesta respecto a algo que se ocurrió o algo que se descuidó alrededor del momento de la muerte. 

La mayoría de las veces la culpa es irracional y se mitigará a través de la confrontación con la realidad.
d) Ansiedad. 

Puede oscilar desde una ligera sensación de inseguridad a fuertes ataques de pánico y cuanto más intensa y persistente sea la ansiedad más sugiere una reacción de duelo patológica. Proviene normalmente de dos fuentes:

– los supervivientes temen que no podrán cuidar de sí mismos solos

– la ansiedad se relaciona con una conciencia más intensa de la sensación de muerte personal.

e) Soledad. Particularmente los que han perdido al cónyuge y que solían tener una estrecha relación en el día a día.

f) Fatiga. A veces se puede experimentar como apatía o indiferencia.

g) Impotencia. Se presenta a menudo en las primeras fases de la pérdida. Las viudas en particular se
sienten muchas veces extremadamente impotentes.

h) Shock. Muy a menudo en el caso de las muertes repentinas. Pero a veces, incluso cuando la muerte es esperada, cuando se produce a consecuencia de una enfermedad progresiva y deteriorante al recibr la llamada telefónica, el superviviente experimenta el shock.

i) Anhelo. Particularmente entre las viudas.

j) Emancipación. Puede ser un sentimiento positivo.

k) Alivio. Sobre todo si ese ser sufrió una enfermedad larga o particularmente dolorosa. Sin embargo, normalmente a esta sensación de alivio le acompaña una sensación de culpa.
Insensibilidad. 

Ausencia de sentimientos. Probablemente ocurre porque hay demasiados sentimientos que afrontar y permitir que se hagan todos conscientes sería muy desbordante; así la persona experimenta la insensibilidad como una protección de su flujo de sentimientos.

Sensaciones físicas
Estas sensaciones muchas veces se pasan por alto, pero juegan un papel importante en el proceso del duelo.

A veces estas sensaciones físicas preocupan a los supervivientes y van al médico a que les haga un chequeo.

a) Vació en el estómago.

b) Opresiónenelpecho.

c) Opresión en la garganta.

d) Hipersensibilidadalruido.

e) Sensación de despersonalización: “camino calle abajo y nada parece real, ni siquiera yo”.

f) Falta de aire.

.g) Debilidadmuscular.

h) Faltadeenergía.

I) Sequedad de boca.

Estás son algunas características que puedes presentar sin embargo cada persona es única y puede tener distintas manifestaciones por lo que en caso de dudas es mejor acudir a una valoración psicológica.