Preguntas frecuentes que hacen los niños y adolescentes de acuerdo a su edad.


Entre los 3 y los 6 años

Preguntas concretas acerca de cómo son las cosas en el lugar donde está la persona que ha fallecido:

 
¿ ¿Cómo respira?
 

 ¿
Cómo se duerme? 

Preguntas sobre su cuidado y bienestar.

Preocupación sobre si la muerte puede afectar a las personas que les rodean: 

¿A qué edad se muere uno? 

Entre los 6 y los 9 años

 

Preguntas para saciar su curiosidad sobre lo que le ocurre al cuerpo cuando uno muere:

¿Cómo se come?
¿ 

 ¿Crecen las uñas?

 ¿Y el pelo?

 ¿Qué le pasa al cuerpo cuando lo entierran? 

He oído que se crece muerto, ¿e ¿cómo lo hace? 

Preguntas acerca de su responsabilidad:
 

 He traído las calificaciones de la escuela , 

 ¿Crees que se acuerda de que me porté mal?
 

 He roto eso que tanto le gustaba, ¿se habrá puesto triste?

Preguntas sobre conceptos abstractos que no entienden

    ¿Va a bajar del cielo?  

 ¿Cómo es el cielo?
¿En el cielo se está bien?
 

 Entre los 9 y 12 años

Preguntas sobre reacciones de manera empática:
 

 Mamá, ¿estás triste?
 

 ¿Cómo puedo consolar a la abuela, que está tan triste?
 

¿Va a estar así mucho tiempo?
 

 ¿Va a salir de casa el abuelo después de que haya muerto la abuela?

 ¿
comer a casa como hacía antes?

Preguntas sobre la realidad que se van a encontrar:
 

 
¿Podemos seguir pagando la casa? 

¿Iremos al mismo colegio? 

¿Vamos a ser pobres? 

Preadolescentes y adolescentes

Las preguntas que plantean son muy parecidas a las que formularía un adulto:

¿Cómo ha podido pasarnos esto?

 

¿Cómo hago esto yo solo, si estoy acostumbrado a hacerlo con ayuda? 

¿
¿Dónde está?

Esté donde esté, ¿ ¿Nos oye? ¿Cómo es posible que nadie pudiera hacer nada?

  PARA RECORDAR


La muerte genera en los niños mucha curiosidad y preguntas asociadas que debemos tratar de responder. 

Las más habituales son:

Entre los 3 y 6 años:

Preocupación: si otros van a morir, la edad a la que morimos, quién morirá
 

 
Entre los 6 y 9 años:
Curiosidad sobre el cuerpo y los procesos: cómo se come, cómo bebe, si
Preocupación sobre la responsabilidad: si se enfadará, si se sentirá orgulloso o si se pondrá triste ante determinados hechos.
Conceptos abstractos: cómo es el Cielo, a dónde va uno cuando muere o qué es el más allá.

Entre los 9 y 12 años:

La realidad que viene después: si hay que cambiar de colegio, si la casa se puede pagar o quién cuidará a los supervivientes.

Adolescentes:
Preocupaciones similares al adulto: sobre el sufrimiento, el afecto, problemas futuros, el desarrollo de la vida sin el fallecido o la situación económica.

Retomado del manual gratuito http://www.fundacionmlc.org/uploads/media/default/0001/01/guia-duelo-infantil-fmlc.pdf