Un funeral es una ceremonia de duelo que se realiza para despedir a una persona ya muerta.

La naturaleza y la composición de los ritos funerarios dependen de la época, la cultura, la posición social del difunto y las creencias religiosas de la sociedad, y sobre todo, el afecto hacia el muerto.
Los diferentes ritos de funeral son básicamente el embalsamamiento, la sepultura o la cremación.

Los ritos funerarios, las prácticas relacionadas con la muerte y el enterramiento de una persona, son específicos de la especie humana.
Estas prácticas, estrechamente relacionadas con las creencias religiosas sobre la naturaleza de la muerte y la existencia de una vida después de ella, implican importantes funciones psicológicas, sociológicas y simbólicas para los miembros de una colectividad. Así, el estudio del tratamiento que se dispensa a los muertos en cada cultura proporciona una mejor comprensión de su visión de la muerte y de la propia naturaleza humana. Los rituales y costumbres funerarias tienen que ver no sólo con la preparación y despedida del cadáver, sino también con la satisfacción de los familiares y la permanencia del espíritu del fallecido entre ellos.

Las diferentes formas de despedir al cadáver varían en función de las creencias religiosas, el clima, la geografía y el rango social. El enterramiento se asocia al culto de los antepasados o a las creencias en la otra vida.

Sin embargo, también existen ritos funerarios sin creencias religiosas. En línea con la corriente ideológica del laicismo, que va ganando adeptos en España, los funerales laicos o funerales civiles surgen en los últimos años como alternativa a los funerales religiosos. Ayuntamientos como el de Vitoria ya lo ofrecen como uno más de sus servicios. Estos funerales son organizados normalmente por la familia del fallecido o por un celebrante profesional que dirige la ceremonia. En este tipo de ceremonias lo importante no son las creencias del celebrante sino las del difunto y su familia. Las ceremonias de funeral civil normalmente consisten en unas palabras de bienvenida a los asistentes, una reflexión sobre la vida y la muerte, unas palabras sobre el difunto, la lectura de un poema y una despedida.