Extracto del libro “Cuando las cosas Malas le pasan a la gente buena” de Harold S. Kushner, nos encontramos con un aspecto muy importante en el proceso del duelo y es el del manejo de LA CULPA.

” En Enero, tuve que oficiar dos funerales, en días sucesivos, para dos ancianas de mi comunidad. Las dos fallecieron a “una edad avanzada”, como diría la Biblia; las dos sucumbieron al desgaste normal de su cuerpo después de una vida larga y plena. Sus casas estaban próximas, así que realicé las visitas de pésame a las dos familias en la misma tarde.

En la primera casa, el hijo de la mujer fallecida me dijo:

   – Si hubiese mandado a mi madre a Florida y la hubiera sacado de este frío y nieve, todavía estuviera viva. Yo tengo la culpa de que haya muerto. 

En la segunda casa, el hijo de la otra mujer fallecida me dijo:

   -Si no hubiese insistido en que mi madre fuera a Florida, todavía estuviera viva. Ese largo viaje en avión, el cambio abrupto de clima, fue demasiado para ella. Yo tengo la culpa de que haya muerto. 
Cuando las cosas no resultan como deseamos, es muy tentador suponer que si las hubiésemos hecho de otro modo, la historia hubiera tenido un final feliz….

….Al parecer hay dos elementos involucrados en nuestra predisposición a sentir culpa. El primero es nuestra necesidad extenúante de creer que el mundo tiene sentido, que hay causa para cada efecto y una razón para cada cosa que sucede. Eso nos lleva a encontrar patrones y relaciones tanto donde realmente existen, como donde los inventamos con nuestra propia mente…

…El segundo elemento es la noción de que nosotros somos la causa de lo que sucede,especialmente las cosas malas…”