Muchas veces cuando estamos durante un duelo la creatividad brilla por su ausencia, y las personas que tienen una baja en su estado de ánimo llegan a tener pocas ideas de cómo sobrellevar las emociones.

Por desgracia una de las maneras más sanas y es la menos utilizada. Ya en el pasado Sigmund Freud nos dijo que existe una manera de llevar las emociones de algo negativo y doloroso a algo positivo y sanador. A este proceso se le llama Sublimación y se refiere a que cualquier emocion sea analizada por algo considerado socialmente positivo generando en las personas la sensación de recuperación y aceptación. 

Muchas veces emos conocido historias sobre todo de artistas de pinturas famosas, poemas y canciones que por medio del arte han llevado sus emociones a un nivel muy alto que no sólo les ha permitido canalizarlas sino que también le han llevado a crear verdaderas joyas.

No necesariamente estamos hablando de que gracias al duelo nos convertiremos en el próximo Picasso pero una excelente manera de poner nuestros sentimientos en algo más bello puede ser el arte.

Conocí el caso de un señor quien había perdido a su hijo en un terrible accidente, lo había destrozada como a cualquier padre que pierde un hijo pero después de un tiempo fue a la recámara de su hijo y encontró su vieja guitarra y en el momento que la vió lo primero que pensó fue en aprender a tocarla. Y tenía el plan de hacerlo pasara lo que pasará, por medio de la música estaba encontrando una conexión emocional con su hijo pues en cada soneto y con el vibrar de las cuerdas se emocionaba. Al inicio era duro y doloroso pero pasaba el tiempo y se convertía en algo sanador y le permitía recordar a su hijo de manera menos dolorosa.

Esos son ejemplos de las cosas que podemos hacer para conectar nuestras emociones con algo hermoso como lo es el arte.