El día de hoy hablaremos de algo que sucede muy amenudo y es que cuando estamos frente al duelo una de las condiciones que son generalmente pasajeras son el hecho de perder la fe y las creencias religiosas que antes se mantenían, la razón es que el duelo pone en duda la creencia de que aquello en lo que creemos nos va a responder de manera como esperamos y cuando eso cambia nos enojamos y lo rechazamos.

Nos sentimos traicionados y entonces decidimos simplemente abandonar nuestras creencias que antes nos mantenían en pie y desgraciadamente al hacer eso también se pierde un gran apoyo. Y cuando hablo de algo espiritual no me refiero las religiones sino a esas creencias que hemos construido acerca de cómo vemos el mundo, sin embargo la mayoría de las veces las personas profesión una fe específica religiosa y como sean finalmente las personas terminan por alejarse de un gran sostén emocional.

Lo que quiero llegar es que este fenómeno es completamente normal y es parte del proceso por lo que no te sientas mal por tener dudas y estar enojado, simplemente recuerda que es parte de nuestra naturaleza humana.


Lo que si creo que debemos modificar es ese hábito de creer en algo para que nos de algo a cambio. Como creer que por ser muy religioso no me voy a enfermar, las condiciones como la muerte y la enfermedad son completamente naturales en la fragilidad del cuerpo humano pero nuestra gran capacidad es que podamos llegar a ser fuertes internamente.