Miles de veces hemos estado tan enfocados en el presente que la respuesta emocional y fisiológica es el estrés.


El estrés (del latín stringere ‘apretar’a través de su derivado en inglés stress ‘fatiga de material’) es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada.


Cuando estamos estresados perdemos la concentración en nuestras actividades y objetivos a lograr, nuestro cuerpo está alterado y muchas veces nos sentimos así porque estamos siendo afectados por nuestra mente que nos hace centrarnos demasiado en el presente pero desde un punto de vista negativo. De manera que nos afecta a nuestra forma de resolver los conflictos y vivir.

Es importante que nos centremos en las necesidades actuales pero sin dejar de lado que son situaciones pasajeras y enfocarnos demasiado en el presente nos puede manetener en un estado de alerta permanente que no nos permita fluir y sentirnos libres de ahí que es clave que las personas aprendan técnicas de relajación y manejo de estrés para lograr sus objetivos.