Generalmente pensamos que para sonreír necesitamos primero ser feliz, pero actualmente los estudios sobre neuropsicologia han demostrado que puede funcionar perfectamente a la inversa y obtener beneficios increíbles.



Funcionamiento del cerebro
El acto de sonreír activa la mensajería neural que beneficia su salud y felicidad. Para empezar, la sonrisa activa la liberación de neuropéptidos que trabajan para combatir el estrés. Los neuropéptidos son pequeñas moléculas que permiten a las neuronas comunicarse y dan el mensaje a todo el cuerpo cuando estamos felices, tristes, enojados, deprimidos, emocionados.

Además los neurotransmisores que te hacen sentir bien – dopamina, endorfinas y serotonina –son liberados cuando una sonríes. Esto no sólo relaja al cuerpo, sino que puede bajar el ritmo cardíaco y la presión arterial.

Por último, la liberación de serotonina brindada por tu sonrisa, es antidepresiva. Muchos de los fármacos contra la depresión de hoy día, influyen en los niveles de serotonina en el cerebro. (fuente muy interesante)

Como consecuencia podemos imaginar que en el momento en que sonríes tu cerebro recibe una información nueva por lo que ‘interpreta’ que es el momento de generar todos los ‘químicos’ necesarios para enviar al cuerpo lo que necesita para estar feliz. Generalmente lo hacemos a la inversa pero esta nueva propuesta permite que las personas puedan beneficiar su cuerpo y mente a partir de un acto completamente involuntario como es sonreír, si en cambio lo haces voluntariamente entonces te ves completamente beneficiado.

Quizás no te viene mal hacer una prueba.