El día de hoy hablaremos rápidamente de una técnica que se utiliza actualmente en la Psicoterapia estratégica que se llama la técnica de escalador que describe lo siguiente.

Cuando una persona estás por escalar una montaña aunque tiene como objetivo llegar a la punta, la ruta no lo crea a partir de esta sino de su siguiente punto a llegar, ya que las condiciones que viven día a día son distintas y pueden parar o cambiar el rumbo. Cuando la persona tiene que mira solo la punta entonces se siente mal cada que queda parado por una tormenta. 

La técnica del escalador prescribe entonces que al igual que ellos, la neta siga siendo la punta pero el objetivo sea llegar al siguiente número de pies. Es decir que lo qué planeas es sólo para llegar a 1000 pies y de ahí generas la estrategia para la 2000 y así hasta que has llegado a la punta.

En el caso del duelo lo que planeamos está siempre a llegar a la aceptación y cuando nos vamos quedando atrás entonces nos sentimos mal. La meta es la aceptación pero antes tenemos que llegar a cumplir ciertos objetivos. Entonces que el siguiente objetivo sea por una semana hacer cosas aunque te sientas triste, como notas el objetivo no es no sentirte triste sino empezar a planear algo en tu vida.

Vas a salir con tus amigas a pesar de estar triste, el objetivo no es salir para no estar triste sino simplemente hacer cosas. Y así ya que lo has cumplido sigues a una nueva meta. Crear nuevos hábitos que he perdido a causa del duelo.

Cuando menos te das cuenta ya has llegado más cerca de la punta y no lo habías visto.