Llorar es hacer menos profundo el duelo.-William Shakespeare.


El dramaturgo inglés ha dicho algo que es sumamente clave para entender que en el duelo se necesita dar un espacio para llorar. No importa cuantas veces lo impidamos es requisito que las personas logren darse la oportunidad de sentir las lágrimas correr hasta que sientas que ya no queda otra y descubrir que si se podía llegar más allá.

Tenemos una obsesión por tratar de impedirnos a nosotros mismos sentir dolor que lo profundizamos aún más, al limitar nuestras lágrimas evitamos que fluya dentro de nosotros las emociones necesarias para manifestar lo que sentimos.

Tenemos miedo a llorar porque nos hace vulnerables y nos hace pensar y sentir qué hay algo incorrecto en esa fragilidad emocional que se sintió de pronto, por lo que nos escondemos y nos hacemos los fuertes pero eso solamente nos hace sentir menos comprendidos y más solos. Es lógico que las lágrimas y las expresiones deben ser siempre asertivas pero desafortunadamente ya sea por presión o por aprendizaje  social las personas se impiden la oportunidad de sentir lo que ellos realmente están viviendo y se ocultan en una máscara que ha sido creada específicamente para eso.

Las consecuencias son graves cuando no nos damos el tiempo para sentir por lo que muchos llegan incluso a somatizar las emociones, lo que significa que el cuerpo habla lo que la persona quiere callar pero a eso llegaremos en los próximos artículos, por lo pronto simplemente se busca comprender de manera más profunda lo que esta sabia frase  ha dejado claro:

Llorar es hacer menos profundo el duelo.-William Shakespeare.

Deja tu comentario.