Hemos hablado de las emociones básicas que tenemos los seres humanos de “paquete” y aunque no lo aceptemos el Miedo es una de ellas, no podemos elegir solamente las que nos gusten y eliminar las desagradables; como dije vienen en el paquete.

Pero el miedo es algo general y como bien sabemos existen miedos específicos a los que tenemos de manera personal; el día de hoy hablaremos del miedo a no estar a la altura de la circunstancias.

En uno de mis cursos de Tanatologia mientras una profesora hablaba sobre el miedo nos dio un ejemplo que me ha resonado desde ese día hasta hoy. La psiquiatra decía qué hay muchas personas que están graduadas de una carrera que tienen las cualificaciones para hacer el trabaja y sin embargo nunca entregan un solo currículum y no se enfrentan a la vida laboral por lo que terminan haciendo cualquier cosa que no  esté relacionada con su profesión.

Si alguna vez lo has visto la razón es que tiene miedo de no estar a la altura de las circunstancias.


Y como ya sabes, es algo irracional pero paraliza a la persona impidiéndole avanzar y crecer; aunque sea si mayor deseo no puede enfrentar su miedo.

Es una respuesta inadecuada e inadaptativa sin embargo termina afectando a miles de personas día a día. Las razones son que desde la perspectiva de la persona no está a la altura del reto y alguien se dará cuenta o no lo aceptarán por lo que prefiere no ponerse en riesgo emocional y no verse afectado.

Puede estar inteligentemente racionalizado: porque hay crisis económica, porque no hay empleos; porque, porque, porque; y al final son excusas que construye el miedo al rededor de la mente imposibilitándola a crecer y ser algo más.

No basta con pensar que las personas solamente tienen baja autoestima, es verdad que la autoimagen es bastante pobre sin embargo lo que hemos descubierto acerca de los miedos es que son irracionales lo que significa que se basan en ideas equivocadas, que aparentemente son verdadera y lógicas pero son un engaño.

Desfraciadamente el miedo a no estar a la altura de las circunstancias puede hacer que las personas no acepten un trabajo solamente porque creen que no podrán lograrlo y por ejemplo cuando les ofrecen un puesto más importante lo rechazan justificando qué no tienen tiempo, no les interesa o miles de ejemplos más.

Al final solamente estarán haciendo lo que el miedo quiere y es mantenerlos paralizados sin hacer nada.

Te suena?