Actualmente la vida y la muerte ha tomado un nuevo significado para la humanidad, la cual se preocupa cada vez más en tener una calidad de vida al igual que una muerte digna.


Aprovechar la vida, disfrutarla y darle un sentido quizás suena viejo, pero en realidad es mucho más actual. Conforme las personas han mejorado su calidad de vida las preocupaciones por tener un trabajo que les hace feliz, así como llenarse de gratos momentos ha sido cada vez más importante ;de ahí que las nuevas generaciones estén apostando a una vida más sana entre muchas otras cosas que analizaremos a fondo en otros espacios. Pero esto ha influido directamente la forma como concenbimos la Muerte, que en el pasado los humanos lo recibían de manera pasiva y ahora nos encaminamos ha ser partícipes de ella.

El concepto de la Muerte Digna está muy relacionado con la eutanasia como ya hemos hablado en otro artículo; pero lo que trata no es solo eso sino un concepto que realmente va más allá de este debate.


En realidad morir con dignidad hace referencia al hecho que Existen maneras más o menos dignas para llegar a ese momento.

 En el pensamiento popular es muy común escuchar un deseo que comparten muchas personas cuando hablan de su propia muerte, la cual desean que les llegue mientras están durmiendo. Lo que esconde este deseo compartido es en realidad una muerte digna que hace referencia a una muerte en la que la dignidad de la persona se mantenga lo más protegida posible, sin que las enfermedades se interpongan en el camino.

Muchas veces al ver anotas personas vivir un ‘calvario’ antes de morir nace un deseo consciente de no querer pasar por lo mismo, por lo que construyen una defensa Emocional que les permita lidiar con la idea de morir bien. Por eso cada vez más existen peticiones para la Voluntad Anticipada.


Lo que quiere realmente la gente es aminorar la posibilidad de sufrimiento para sí mismo y sus familiares ya que conocen la fragilidad del cuerpo y lo duras que pueden ser las enfermedades. En realidad no es una negación a la muerte, sino un deseo de llegar a ella lo mejor posible con el menor daño. En realidad es sumamente natural el deseo ya que los seres humanos hacemos todo lo que está en nuestras manos para poder lograr que el dolor y el sufrimiento sea menor durante nuestras vidas.

Entonces dejando de lado el tema de la eutanasia podemos pensar que morir con dignidad es un deseo completamente humano.