El dolor, las preocupaciones, el negativismo, las situaciones de la vida, la enfermedad o cualquier otra cosa nos sirven de distractor de los milagros o las cosas postivas que nos ofrece la vida.


En una obra de teatro mundial llamada Los Miserables, hay una escena en la que la Mujer Fantine ha sufrido grandes adversidades y de pronto canta si historia en la que se enamora de un joven que después le rompe el corazón y la abandona. Sus palabras finales de la canción dicen:

“La vida el sueño me mató”

Y ciertamente en muchos sentidos la vida es una asesina de sueños, viene y te los destroza como una sádica que espera quizás el momento de mayor felicidad y tranquilidad para verte de nuevo destrozada; o al menos eso es lo que muchas personas viven y sienten a lo largo de su vida. Después que la vida hace si acto de aparición nos quedamos tratando de pegar los pedazos rotos de los sueños, pero como decía al menos eso parece.

El error más común que cometemos no es soñar, sino creer que podemos controlar los escenarios, las condiciones y situaciones que dependen para que se den el sueño que buscamos con tanta alegría.

Nos olvidamos constantemente que los sueños son eso sueños y los convertimos en nuestro único objetivo que a veces llega a frustrarnos de manera definitiva quitándonos las ganas de luchar más.


Abatidos, desanimados y sin ganas empezamos a olvidar y omitir que todos los días suceden cosas buenas y malas; que es inevitable pero de pronto una hola de oscuridad llega a nuestro ser que nos prohíbe la oportunidad de observar los milagros. Nos adaptamos y acostumbramos a que nuestra mente solamente busque lo malo y lo malo es lo que va a obtener.

Los milagros desaparecen y de pronto la vida de hace cada vez más difícil de vivir. Aún cuando las situaciones son de lo más negativas existen excepciones que estamos dejando de observar y esos pequeños milagros pasan inadvertidos.


Por eso es muy importante que luchemos día a día con encontrar las cosas que pueden dar un poco de paz y calma a nuestro corazón sin que nos quiten las esperanzas y sueños.

Deja tus comentarios y si puedes escribe un pequeño milagro que descubriste en este día!

Artículo escrito por Psi Sandra Buenfil