Para comprender el trabajo del duelo, el acompañamiento terapéutico es necesario primero establecer qué es la Tanatología.


La tanatología es una disciplina integral que aborda todo lo relacionado con el fenómeno de la muerte en el ser humano: la pérdida, el sufrimiento psicológico, las relaciones significativas del enfermo, el dolor físico, las voluntades anticipadas, los aspectos legales, así como el trato humanitario que ha de brindarse al paciente moribundo y el apoyo en el acompañamiento para él y su cuidador, ya que la pérdida la sufren ambos. 

Aplica el método científico o técnicas forenses, tratando de resolver y enfrentar las situaciones conflictivas que suceden en torno a ella, desde distintos ámbitos del saber, como son la medicina, la enfermería, la psicología, la antropología física, la religión y el derecho.


Su principal objetivo es  curar el dolor que causa la  muerte y  la desesperanza tanto del enfermo terminal como de sus familiares y de aquellas personas que, por diferentes motivos, tengan ideación o conductas suicidas, con base en la prevención y la intervención. No aboga por una actitud de dar meros consejos o consuelos. Por lo demás, “Ayudar a bien morir” es la principal meta tanatológica cuando la muerte de un paciente está cercana, pero “no” la finalidad principal.

El origen etimológico del término tanatología deriva del griego antiguo. En la mitología griega, Thanatos (θάνατος, “muerte”; logos, definición o tratado) es la personificación de la muerte.

Desde la perspectiva psicológica está enfocada a establecer, entre el enfermo en tránsito de muerte, su familia y el personal médico que lo atiende, un lazo de confianza, seguridad y bienestar, además de propiciar en el paciente terminal los cuidados necesarios que le aseguren una muerte digna y en paz.


Los objetivos de la tanatología se centran en la calidad de vida del enfermo terminal, y evitar la prolongación innecesaria de la vida, así como su acortamiento prematuro, propiciando una muerte adecuada, que se caracteriza por las siguientes acciones:

  • atención al sufrimiento psicológico;
  • atención a las relaciones significativas del enfermo;
  • atención del dolor físico;
  • atención al sufrimiento espiritual;
  • atención a las últimas voluntades;
  • atención a los aspectos legales.

Una característica importante de la tanatología como rama de la medicina consiste en facilitar al enfermo terminal todos los cuidados paliativos necesarios en cualquier ámbito de acción y ayudar a la familia del enfermo a sobrellevar y elaborar el proceso de duelo producido por la muerte de éste.

La medicina forense estudia y determina las causas de la muerte, sus mecanismos y su data de producción, entre otros.


Deja tus comentarios y opiniones.