Una aflicción es una molestia física o psicológica. Lo contrario de la aflicción es la satisfacción o la alegría

Desde el punto de vista físico se refiere al dolor físico causado por una condición o enfermedad la cual se cua por medio de tratamientos médicos aunque el dolor es ambiguo  ya que cada persona tiene un umbral distinto de dolor actualmente se están desarrollando áreas de la medicina especiales para tratarlo.


Cabe resaltar que aunque el dolor sea físico la persona también empieza a sentir daño psicológico ya que la mente y el cuerpo están muy unidos y se incluyen recíprocamente.

El concepto de aflicción desde el punto de vista psicológico se refiere a estados anímicos del individuo; como la melancolía, angustia, tristeza, depresión


 Alguien tiene una aflicción cuando siente un grado de abatimiento en su estado de ánimo. Las emociones no son permanentes y cambian de un momento al otro, por influencia generalmente de las circunstancias o situaciones por lo que algunas veces las personas pueden sufrir en un mismo día emociones ambivalentes. La aflicción puede convertirse en algo grave cuando se transforma en un estado permanente depresivo.

La aflicción también tiene una perspectiva religiosa la cual ha sido referida por ejemplo en la Biblia que eran personas que sentían algún tipo de debilidad, pena, desamparo o temor 

Existen Distintas maneras de superar las aflicciones emocionales a partir de la historia personal y costumbres sociales pero llega a ser bastante dañador en los casos de aflicción pasajera leve, que las personas se confiden con alguien de confianza y expresen sus emociones en caso de no contar con personas cercanas la psicoterapia puede ser bastante buena para que la persona encuentre los motivos que le hacen sentirse así. Pero sobre todo en casos permanentes y más severos lo recomendable es que acudan a un tratamiento psicológico para que se pueda salir de ese estado.