Estaba escribiendo el artículo anterior acerca de la Bucket list: lista de sueños:

 

La lista de sueños puede salvarte la vida un día

Y de pronto recordé una historia muy dolorosa pero llena de amor que tuve la suerte de ver en carne propia y creo que muchas lectoras podrán ver su magia.

La madre con La foto.

Me encontraba en Disneyland Los Ángeles en un viaje personal, no tengo hijos pero me gustaba ir a cada lugar del parque hasta que llegamos al mundo Mágico de Peter Pan y Campanita. Entre pasajes llegamos hasta la línea de espera puesto que este lugar está dedicado únicamente para que te puedas fotografiar con las Adas.


Mientras esperábamos había una mujer que se movía mucho, estaba enfrente de nosotros y hablaba con la chica que organizaba a las personas. Repetía constantemente estoy con mi familia ahora vienen, ahora va a estar aquí. A pesar del comportamiento extraño pensamos que estaba apartando un lugar y lo dejamos pasar, por un minuto pidió espacio salió corriendo y regreso rápidamente para no perder el lugar, cada vez parecía más ansiosa.


Cuando le tocó su lugar nadie llegaba y se acercó a las Adas, pero antes de tomarse la fotografía hablo con ellas, y las Adas se quedaron en shock se miraron las unas a las otras  y entonces se colocaron en su lugar pero nada parecía normal ellas no estaban muy concentradas. La madre colocó un cartel grande con una fotografía en el piso en dónde decía el nombre de su hija:

 

 “_______” Estuvo aquí

Y la madre tomó la fotografía con un espacio vacío en medio de las Adas.

En ese momento las tres personas que vimos todo además de las Adas quedamos impactados, porque finalmente habíamos entendido el sentido de todo lo que estaba sucediendo ahí. La madre dio las gracias abrazo a las Adas y se fue, honestamente todos estábamos bastante mal, y todos habrán descubierto el porqué.

Las Adas se dieron un tiempo porque no podían dejar de llorar, era claro que la niña tenía el sueño de ir a Disney y no logró hacerlo en tiempo para que su cuerpo físico lo permitiera. Pero el amor de su nadie logró ser más fuerte que su dolor y a pesar de lo que significaba estar en ese lugar, había decidió llevarla, como pudiese.