Toda la vida desde que tenemos un poco de cosciencia empezamos a tener deseos que después cuando aprendemos a construirlos en algo más les llamamos sueños.

Quizás en la infancia soñabas cada que llegaban los reyes en que te trajeran algo, porque al inicio los sueños son pasivos esperamos poder recibirlos de algún ente Mágico o de nuestros padres; en la adolescencia empezamos a desear que alguien más allá de ellos nos los den y poco a poco formamos la idea que nosotros mismos lo podemos hacer ;y cuando llega en momento correcto de pronto ya te conviertes en adulto y la parte más activa de los sueños llegan porque te has dado cuenta que tu mismo lo puedes lograr.


En el caso positivo logras entonces tomar control de tu vida y entender que solamente tú lo puedes realizar pero eso te da poder y fuerza. Pero a veces las personas se sienten decepcionadas porque el mundo o las personas no les realizaron sus deseos y se sienten traicionados.

Como sea las personas a lo largo de la vida empiezan a construir una serie de ideas y sueños que a veces comparten con otros, sueños que se van olvidando, porque tendemos a tener mala memoria para las cosas buenas.

La idea es que empieces a escribir tu lista de sueños. Esas cosas que por más pequeñas que sean quieres hacer algún día y que por alguna razón hoy no puedes. 


No necesitas que sea una lista de mil cosas simplemente aquellas que algún día pensaste y dejaste arruinada en el cajón de las desilusiones, porque si lo hemos dejado ahí muchas veces no es porque sea imposible sino porque los adultos van perdiendo la imaginación y las sueños por la estabilidad y la supuesta madurez, arrumando todo lo que soñamos en la esquina empolvada más lejana.

Pero en algún momento has eschuchado o visto algo que tú también desearías hacer, la clave es que explotes las diferentes posibilidades en distintos niveles desde lo más simple hasta lo más complicado. De manera que quizás sin darte cuenta algunos ya los habrás cumplido y otros los estarás por realizar.

¿Porqué es importante?

Bueno las personas viven gracias al deseo sin el deseo no hay razones de hacer nada. Por eso en la depresión las personas tienen muy pocos sueños y ganas de vivir porque una las consecuencias es que el deseo y sentido de vida se apaga. Pero tenemos que hacer un esfuerzo por qué después de un tiempo crear una lista de sueños que empiecen a tener un sentido real y placentero para cada uno de manera que le de un toque especial a nuestra vida y nos sintamos felices y plenos.

Esto también ayuda a las personas que tiene diagnósticos de enfermedad porque sin sueños no hay ganas de vivir y quizás si recordamos eso que hemos soñado podremos entender qué venimos a hacer al mundo.

Hay algunos que de relacionan con el duelo y que se pierden en el camino. Pero quizás si lo piensas bien puedes darte cuenta que este sueño puede ayudarte a acercarte a tu ser amado.¿ Cómo?

Imaginemos que en el pasado hablaste con esa persona importante de hacer un viaje y ahora el solo imaginarlo te causa dolor pero qué tal si cuando realizas ese viaje haces algo que signifique mucho para ti y esa persona especial, claro que te llenarás de lágrimas pero también le darás un sentido más especial al sueño. Qué opinas? En el siguiente artículo escribiré un ejemplo que pude observar y me llenó de emoción.