Es una novela que va más allá de la mera ficción literaria para acercarnos a una historia de muerte y renacimiento. Tras sufrir una larga enfermedad, el espíritu de Francesco se desprende de su cuerpo y llega a un lugar desconocido. Muy pronto comprende que ha muerto y está en el Cielo. Allí recibe las enseñanzas de sus maestros y pide visitar a sus familiares en sueños. Desde ahí les manda mensajes, los ayuda y orienta. La obra nos muestra que la muerte no es el fin de todo, que es sólo un paso hacia la transformación.


Si buscas confortar tu alma, abrirte a nuevas posibilidades y encontrar el propósito de tu vida, este libro es para ti. Uno de los maestros espirituales con los que se encuentra Francesco en el Cielo le dice:

 “Las personas desperdician gran parte de su vida, porque se preguntan qué será lo que vendrá más adelante, en el mañana, ese mañana que cuando llega es presente.”

Esta sencilla pero poderosa verdad está en el centro del pensamiento de Yohana García, quien nos recuerda que nuestro tránsito existencial es fugaz y, por lo tanto, no debemos desperdiciar el tiempo. Hay que emprender hoy mismo la búsqueda de nosotros mismos, tal como somos, con todas nuestras grandezas y miserias. De esta forma podremos adquirir conciencia de lo que somos y acercarnos al prójimo en un gran abrazo físico y espiritual.

También nos ayuda a encontrar paz en nuestro corazón entendiendo que la gente que se va solamente se transforma y siempre nos acompaña de otra manera menos física pero aún más fuerte.