El día de ayer se celebró el día Internacional de la Mujer y con ello miles de mujeres se manifestaron orgullosas de su condición no como una sumisión sino como un empoderamiento.


Pero con la alegría del momento nos olvidamos pensar en que ser mujer es una tarea que cada vez es más difícil.

Los paradigmas sociales no ha cambiado, las mujetes siguen luchando día a día por tener un papel cada vez más libre y poderoso dentro de la sociedad pero eso a penas es posible cuando en realidad las mjnetws ahora sufren algo que antes no sucedía.

El doble rol.

Ahora tenemos una jornada laboral doble si queremos ser sinceras al cien por ciento la razón es que si nos vamos al pasado las mujeres o trabajaban o estaban en elvhogar no había posibilidad de ambas.


Con la exigencia expnocomoca causada por la industrialización las muertes tuvieron que salir a trabajar y llenar los puestos de trabajo que los hombres habían dejado por las guerras que se vivían en esos tiempos y poco a poco La Mujer tomó un papel cada vez más poderoso dentro de la sociedad y sus derechos comenzaron a respetarse; sin embargo la realidad fue mucho más avallasadora de lo que nos pudiéramos imaginar y los cambios sociales no han sido tan rápidos como los económicos.

Ahora las Mujeres tienen y sobre todo quieren trabajar pero no nos hemos podido quitar las obligaciones previamente adquiridas como el rol de madre, esposa y ama de casa.

A esa función se le llama doble rol o doble jornada laboral ya que las Mujeres después de trabajar tienen que seguir cumpliendo con sus labores como si fueran amas de casa y las funciones y roles del hogar no son repartidos de manera adecuada y justa por lo que las Mujeres tienen que trabajar el doble llegando a estar totalmente exhaustas por ser unas súper Mujeres.

La solución es construir un hogar en dónde las funciones no estén otorgadas a partir del género sino de las actividades, responsabilidades requeridas por cada miembro de la familia de manera que puedan lograr un equilibrio.

Si bien no es una lucha fácil este es el siguiente paso para lograr que la mujer tome un lugar más equitativo en las funciones del hogar. Todos los integrantes deben participar y dar su granito de arena.

Qué opinas en tu hogar sucede algo similar?

Acaso te sientes agotada?

Comenta