El duelo es el resultado de una pérdida, un proceso que conlleva dolor hasta su culminación.

Existen diferentes definiciones de duelo.

Pero todas concuerdan con ser una reacción natural adaptariva y normal que se espera frente a la pérdida de un ser querido, situación, parte del cuerpo entre muchas otras pérdidas a las que se enfrentan los seres humanos.

 

 

Qué es el duelo normal o no complicado:

 

El duelo normal o duelo no complicado es una respuesta normal, con un carácter predecible de sus síntomas y de su desarrollo.

Al principio puede manifestarse como un estado de “shock“ caracterizado por aturdimiento, sentimiento de perplejidad y aparente dificultad para comprender y asimilar lo que ha ocurrido.

Suele ser breve, y es seguido de expresiones de dolor y malestar como llanto y suspiros. Dentro de las reacciones que suelen presentarse están la sensación de debilidad, pérdida de apetito y peso, dificultad para concentrarse, para respirar y para hablar e insomnio; también las personas tienden a soñar frecuentemente con  la persona fallecida, lo cual que produce una sensación desagradable al despertar y muchas veces piensan que se trataba solamente de un sueño hasta que comprueban que es una realidad.

Existen otros factores comunes comunes que surgen desde las primeras etapas como el autorreproche en la que los pensamientos se centran en actos triviales que pudieron haberse realizado o no, y afectan a la persona llenándola de sentimientos de culpa.

A veces las personas con base en sus creencias pueden vivir intensas sensaciones como si mantuvieran algún contacto especial, o incluso visiones de la persona.


FASES DE UN DUELO NO COMPLICADO según J.T. Brown.

Las fases del duelo más conocidas son las que se establecieron a partir de los estudios realizados por Elizabeth Kübler-Ross sin embargo J.T Brown estableció algunas fases para el duelo complicado que pide en manifestarse a nivel somático, emocional, a partir del contenido de los pensamientos y la motivación que tenga la persona.


La fase 1 es la fase de “shock”, caracterizada por aturdimiento, perplejidad, nudo en la garganta, suspiros, vacío en el estómago, sentido de irrealidad, negación, y desconfianza.
La fase 2 ó de preocupación, se caracteriza por rabia, tristeza, insomnio, anorexia, debilidad, agotamiento, culpabilidad, sueños y pensamientos sobre el difunto, anhedonia e introversión.

La fase 3 ó de resolución, en la cual la persona en duelo puede recordar el pasado con placer, recupera el interés por otras actividades y se establecen nuevas relaciones.

Quizás estás fases parezcan simples pero estas fases no eximen las emociones que se viven en medio del proceso.

En el duelo normal o no complicado la persona no cuenta con factores que le entorpezcan el proceso de duelo, a diferencia de los duelos complicados (como una muerte inesperada por ejemplo) p de los duelos patológicos (los que tienen una duración mucho mayor a la esperada dadas las circunstancias).

En el duelo no complicado la persona puede vivir las fases como rabia, negociación entre otras pero tiene la posibilidad de elaborarlas de manera que rápidamente pueda recuperar su vida aprendiendo a vivir con la pérdida, sin que está cause dolor.

La persona recupera su carácter, hábitos y personalidad sintiéndose cada vez menos afectada por la ausencia, en el paso del tiempo lapérdida  se deja de sobrellevar hasta que llega la persona a una aceptación activa.

Lo que determina si el duelo es normal o no complicado no es la capacidad de las personas, sino la forma como se dio la pérdida y en muchos casos la historia de pérdidas significativas y si elaboración previas a la actual.

Sino logras superar tu duelo no tiene nada que ver con ser incapaz o no tiene que ver con una gran cantidad de factores. Superar un duelo no es un examen de capacidades.