Hay golpes en la vida más fuertes que ser lanzado de La Quebrada a los seis años, siempre llevaré conmigo el recuerdo de los dos amores más grandes de mi vida, el primero me enseñó cómo estar preparado para enfrentar la vida y el segundo me enseñó cómo enfrentar la vida sin estar preparado. Sé que ahora Maggie está feliz saltando de lo más alto de una nube a los brazos de su abuelo y desde allá los dos me siguen enseñando cómo enfrentar la vida, sin ellos.

Estás son las palabras finales de una película que en un inicio parece tener un mensaje sobre lo que significa la paternidad y el amor incondicional de los padres hacia sus hijos.

Solamente tenemos que esperar hasta el final para darnos cuenta que el verdadero mensaje se esconde en los últimos minutos enseñándonos lo que es el sentido real de la vida.


No importa a cuántas cosas le tengamos miedo, ni cuántas veces nos enfrentemos a ellos, nadie está preparado para enfrentar el mayor de los Dolores y es la pérdida de un hijo. Tu vida entenderá se desmorona y te quedas sin fuerzas, esa persona que ha llenado de vida tu entera existencia deja un vacío que nada podrá nunca reparar.

Con lágrimas en los ojos podemos pensar que un padre que le ha dado todo a una hija nunca sentirá que es suficiente, la angustia de saber que nunca más volverás a verla si un día se va, incapacita hasta al más valiente. 

Frase contundente al final, desde arriba me están enseñando a vivir sin ellos. Es un mensaje sobre la esperanza de saber que nuestros seres amados nunca nos dejan, y que aún después de estar en otro lugar siguen dándonos enseñanzas.

También ahí trascienden, en ese momento en el que presencia cambia de tono enseñándonos grandes lecciones de vida, porque si algo nos da la muerte es una lección de vida: 

Las cosas son transitorias, impermanentes pero dejan una huella de amor que nada puede borrar.

 

Nuestros amados dejan una huella su presencia y tenemos que sustituir el dolor por amor. Solamente así podremos mantenerlos dentro de nosotros, en nuestra alma.


No importa cuánto miedo pueda existir amar al otro fue y será la mejor inversión que podrá existir. Porque ha llenado el corazón de sueños, sonrisas, emociones, recuerdos los cuales dan el mejor sentido en esta vida, quizás por eso cuando se van se pierde este sentido. Porque creemos que se ha desvanecido para siempre. Pero debemos aprender a vivir sin ellos.


El tiempo es relativo lo valioso es la experiencia y cuando aprendes a disfrutarlo al 1000% te has dado la mejor oportunidad del mundo, de la vida. Quizás las ideas parecen confusas, pero acaso la vida no lo es?

Debemos dejar de preocuparnos y aprender que las malas noticias no cambiaran si nosotros nos aferramos, otra de las enseñanzas de esta película ya que nos recuerda que podemos vivir aterrorizados por la realidad o podemos hacerle frente no cambiándola, no negándola simplemente enfrentadola pero con una actitud activa, que te permita vivir sin remordimientos.

Nada te prepara para el dolor de una pérdida, ni un libro, ni una película y mucho menos una escuela, tu escuela es la vida porque con ella vamos aprendiendo el sentido y lo que realmente nos enseña. Nuestra perspectiva no cambia la realidad solamente transforma lo que sentimos al respecto. Puedes vivir bien o mal, los hechos serán los mismos. Porque al final así es, quizás creemos que la muerte es nuestra gran maestra pero en realidad es la vida, solo que hasta que aparece su antagonista nos damos cuenta de su verdadera enseñanza y valor, solo hasta que aparece la muerte nos damos cuenta lo tontos y locos que hemos sido al no poder aprovechar cada respiro, cada latido, cada abrazo.


La gran maestra es la vida, siempre lo ha sido pero solo aprendemos de lo negativo ese es nuestro error más humano. Cuando entendamos que mientras respiremos podremos tener otra oportunidad no sobre el pasado, ni sobre el futuro sino sobre el presente valorando lo que realmente importa. 

Cada uno de nosotros tiene una capacidad infinita para ser extraordinariamente amables, amorosos, y eso conlleva el mayor de los costos el dolor, a veces el dolor cuando está bien encauzado es consecuencia de haber tenido la mayor de las experiencias el amor y la felicidad. Cada minuto vale, si tú lo permites.
Artículo escrito por Psi Sandra Buenfil