Ser mujer no es algo que se designa solamente por el sexo, es una decisión que se construye día a día.

No es como aprender a caminar, ni es únicamente decidir si juegas con carritos o muñecas. Ser mujer es una decisión no una obligación

No estoy obligada a casarme, ni a tener hijos y si lo hago es porque quiero, tampoco hay una idea que tenga que seguir sobre ser bonita o no, tampoco tengo que ser feminista ni machista. Simplemente soy una mujer que ama su condición de ser humano, que disfruta la vida, las tardes, aprender más y miles de cosas.

Que no necesita a una pareja y la tiene porque es feliz, no necesito completarme con otros, porque cada día trato de hacerlo. Pero también reconozco el trabajo de los demás, sus esfuerzos para que todos vivamos en armonía. Ser mujer no fue fácil porque tuve que quitarme ideas que me entorpecían el camino, aprender a decir que no quiero algo, o que si lo quiero solamente por ser mi deseo.

Aceptar que quizás me gusta ser ama de casa y cuidar de mi familia, pero eso no me hace esclava ni víctima ;porque reconozco mi contribución y la de los otros. También aprendí que si quería ser una persona profesional, divertirme y hacer uso libre de mi sexualidad tampoco estaba mal, porque soy una persona que tiene derecho de elegir su camino libremente. Eso no me hace puta, o convenenciera, pero también sé que si decido ser distinta, también puedo.


Porque ser mujer es como los colores, existen miles de tipos y tonalidades y quise elegir el mío, no tomarlo prestado de nadie más. Ni de mi madre ,ni de mi abuela o de alguien, mis acciones y discursos son mis decisiones y las acepto y responsabilizó como tal.

Aprendí que ser mujer fue lo mejor que me pasó y que el día que tenga hijas e hijos les diré que hagan los mismo conocerse y construirse no hipotecar personalidades. Mi mente, mi cuerpo y mi vida son mi decisión y aprendí, finalmente que ser mujer no está designado por cuántas cosas femeninas o no femeninas haga, es simplemente lo que he elegido para mí vida, sin importar lo que nadie más piense.