Todo el tiempo nos estamos relacionando y dentro de nuestros vínculos es posible no tomar un partido o juzgar a los demás ,es inevitable ya que nuestra perspectiva acerca de las cosas estaba basada en nuestras experiencias pensamientos y conocimientos previos ;pero ¿realmente es posible observar sin juzgar a los demás?


Desde pequeños nos enseñan que es inapropiado y malo juzgar a los demás ,nos dicen que debemos aceptar a las personas tal y como son ;sin embargo ,la realidad es mucho más distinta de lo que queremos aceptar todo el tiempo estamos juzgando las cosas es un proceso mental totalmente natural de nuestro cerebro.  El cual está preparado para hacer un análisis y descartar lo positivo de lo negativo o separar, es la función cerebral más básica que tenemos los seres humanos por lo tanto resulta casi una batalla aceptar a los demás tal y como son. 

Como recuerdas anteriormente en el artículo Porque las personas no son realmente objetivas establecimos que todos contamos con una serie de perspectivas construidas a lo largo de su vida que son una especie de anteojos que filtran toda la información ,entonces si tomamos en cuenta que estos lentes son los que hemos graduado alrededor la vida ,seguramente todo lo que observamos va a estar modificado por la graduación que nosotros mismos hayamos construido. 

Sin embargo podemos hacer un gran esfuerzo para tratar de ser empáticos con las personas y a pesar de nuestras ideas personales construidas social y emocionalmente aceptar que el otro es totalmente distinto nosotros y que no necesariamente tiene que pensar y actuar tal y como  lo deseamos. 


Considero que es totalmente posible ver a las personas de manera objetiva y sin jugar pero eso requiere un gran esfuerzo ;así como ,una escucha clara hacia lo que el otro nos dice es el primer paso para poder escucharnos sin juzgarnos los unos a los otros.

Además de escuchar al otro debemos comprender que cada quien tiene una historia distinta por lo tanto su forma de ver la vida quizás será completamente diversa a lo que nosotros imaginamos o concebimos de la realidad, por lo tanto al igual que los ciegos de la metáfora del artículo anterior ,cada uno ve un pedazo de la vida y no necesariamente equivocado quizás lo que podemos otra es de comprender y escuchar qué es lo qué realmente el otro nos quiere decir.

Otro de los factores que nos pueden hacer acercarnos a los demás eliminar nuestro Complejo de Dios. Muchas este complejo nos hace creer que nosotros somos perfectos y todopoderosos y que por lo tanto podemos decidir qué es lo incorrecto o lo correcto acerca del comportamiento de los demás ,sin observar como actuamos; estamos más enfocados en lo que los demás hacen que perdemos la visión y la autocrítica por lo que ser más humildes nos dará la posibilidad de observar sin juzgar.


Pensar como nos sentimos cuando somos buscados también puede ser una ayuda para evitar hacerlo generalmente cuando sufrimos lo mismo nuestra autoimagen y sentimientos se ven afectados, por lo tanto si recordamos cómo se siente evitaremos hacerlo. 

Por último y quizás lo más importante.

Podemos tratar de ver de manera objetiva los errores y los problemas de los demás ;claro que es posible ,sin embargo lo más importante es que a veces debemos quedarnos callados cuando no se nos preguntó nuestr- opinión.  Desgraciadamente estamos acostumbrados a decir y hablar demás y muchas veces las personas no nos han pedido nuestra opinión entonces la regla de oro es trata de hacerlo si realmente alguien te lo ha pedido, y antes de hablar dirígete con respeto hacia el otro recuerda que esa es solo tu opinión y no una verdad absoluta. Nunca podremos dejar de juzgar porque es una condición humana de los procesos de pensamientos pero podemos evitar herir a los demás recuerda que las palabras son armas que puede hacer daños irreparables entonces cuídalas.

Tus ideas y juicios son tu derecho pero los demás pueden discernir al final eso es lo que hace la vida tan maravillosa que tenemos la capacidad de pensar y debatir con los demás.

Deja tu comentario.