Durante la pérdida una de las cosas que más nos negamos a hacer es recordar a la persona, por desgracia como defensa la mayoría sufre una cantidad de recuerdos única y exclusivamente negativa a partir de la pérdida.

Para ser un poco más clara. Después de que la pérdida se da, cualquier clase de pérdida la  mayoría de las personas sufren una situación sumamente común y es que los recuerdos únicamente aparecen de manera dolorosa.

Como consecuencia la persona evita lo más que pueda de pensar en el fallecido o en la situación que perdió, lo cual provoca el efecto contrario que es que se hagan cada vez más fuertes, negativos y dolorosos. 


Esta acción construye un efecto en la forma de pensar y es que se lleva todo, todos los recuerdos positivos y experiencias que las personas han construido con el paso del tiempo se quedan eliminados. 

Por eso el doliente se queda sin oportunidad de sentir de nuevo felicidad, la razón es que los recuerdos evocan emociones y son recuerdos se queda solo el dolor. 

Se espera que con el paso del tiempo y cuando llega la aceptación las personas logren recordar poco a poco con menor dolor. 

Pero la realidad lo hace mucho más difícil de lo que se puede pensar y ahí es en dónde las personas se quedan totalmente estancadas. La solución no es una receta médica no está escrita en un manual cada persona deberá aprender a manejar sus emociones cada vez que el dolor surja, pero la realidad es que debemos hacernos a la idea que si lo permitimos el dolor se va a llevar también eso, y no podemos dejar que eso suceda.


Ahora que sabes la realidad es el momento para poder poner manos a la obra y entonces hacer un gran esfuerzo en contra de todo lo que te puedas imaginar y tenemos que hacer que los recuerdos positivos y las memorias amorosas le ganen a los negativos. No habrá nada que te permita eliminar el dolor causado pero al igual que te comentaba antes la mente en el momento de recordar evoca una parte del cerebro que permite que los recuerdos vengan acompañados con sus emociones. Si te dedicas a recordar lo negativo solamente  lograrás que tu cerebro active y active una y otra vez las emociones negativas de ninguna manera estás cambiaran por arte de magia. 

Entonces, y sobre todo en el duelo las personas deben fomentar las conversaciones de recuerdos positivos al inicio estarán llenos de lágrimas pero también de sonrisas y con el tiempo las lagrimas se van. Así que has la prueba deja un comentario con el recuerdo más bonito que te imagines.


Artículo escrito por Psi Sandra Buenfil