Artículo escrito por Psi Sandra Buenfil

La sociedad está en constante contacto con la muerte, sobre todo la mexicana que tiene rituales más específicos para celebrarla en fechas importantes como el Día de muertos. 


Pero la realidad de cómo las personas asimilan y representan la muerte va más allá de la cultura y la realidad es que no es tan fácil de significar como de creería.

El psicoanálisis ha analizado el tema de muerte y nos ha enseñado que es algo difícil de comprender subjetivamente, nadie puede imaginar ni representar si quiera su propia muerte lo cual es natural ;ya que, quién podría sentarse a tomar un café y pensar en la muerte como si se tratasé de otro tema como el amor, por ejemplo.

En nuestra psique estamos listos para hacer todo para evitar nuestro dolor y no hay nada más doloroso que la propia muerte o la de un ser querido. Es por eso que cuando sucede la mente despliega todas sus defensas para hacer de esta realidad algo más fácil de llevar.


Por eso las sociedades desde su inicio han hecho de todo para que ese momento difícil de asimilar se convierta en algo más comprensible. No es entonces extraño que tanto griegos com egipcios dedicaran parte de sus creencias a construir una muerte más deseable. Con sarcófagos brillantes, historias del más allá e incluso ideas sobre renacer. 

No importa que tan pintoresca sea la idea la realidad es que enfrentarse a la idea de la muerte es difícil pero qué tal si le añadimos una variante que nos permita estar más tranquilos?

La idea de trascender.

Ya sea renaciendo, ir al cielo, convertirte en parte del universo u otra cosa que podamos pensar, en el fondo está un tema central que es trascender.

La trascendencia también dependerá de la visión de cada uno e incluso de la sociedad en la que nos desenvolvemos pero al final es el objetivo. Que lo que nosotros somos no se quede en cenizas entonces ¿porqué no me dejas un comentario sobre esto para platicarlo en la próxima oportunidad?