Artículo escrito por Psi. Sandra Buenfil.


¿La felicidad es una decisión?

Me he tardado en escribir acerca de esto porque ciertamente no es fácil de responder. Entonces diré lo que pienso no, no es una decisión.

Quiero aclarar porque no es una decisión. 

La definición de decision es la siguiente: 

Una decisión es el producto final del proceso mental-cognitivo específico de un individuo o un grupo de personas u organizaciones, el cual se denomina toma de decisiones, por lo tanto es un concepto subjetivo.

Si la decisión es un proceso cognitiva es decir que pertenece a los procesos de pensamiento la felicidad que es una de las emociones básicas del ser humano no pueden responder únicamente a un proceso mental, es decir que no puedo decidir sentirme de una u otra manera. Al igual que no puedo decidir no tener miedo a una cosa que realmente me asusta, como volar. Las personas que sufren miedo a volar por más que traten de pensar en otra cosa el miedo paraliza y hace surgir más emociones.

Esa es la razón número uno por la que digo que no podemos decidir ser felices. Las decisiones son procesos distintos y el manejo de emociones responden a lo que conocemos como inteligencia emocional, si solamente bastará la inteligencia intelectual o cognitiva entonces no necesitaríamos aprender a manejar nuestras emociones.


¿Positivismo mal comprendido?

Otra base en la que quiero fundamentar la razón por la que consideró que la felicidad no es una decisión se basa en que las ideas del Pseudopositivismo han afectado tanto nuestro entendimiento de los procesos de la vida que nos hacen caer en situaciones que no comprendemos cómo debemos actuar. Le llamo pseudopositivismo a todas esas creencias de que todo lo que pase dependerá de lo que pienses.

Que miedo, tener todo el tiempo que preocuparnos por lo que nuestra mente piensa y además adjudicarnos culpas que no nos corresponden. Las frases de postivisml pueden ser una carga o una liberación porque si logro descifrar el mensaje quizás podré entender el fin que tiene esa frase en realidad. 

Con el auge de las páginas de Facebook muchas veces leemos palabras de aliento, pero muchas son pseudopositivas ya que me dicen la verdad a medias, digamos que es verdad que la felicidad es una decisión, no me dicen como aprender a decidir lo que debo pensar. Y la mente hace mucha trampa, porque nos lleva por laberintos sin salida y las frases solamente los confirman.


El verdadero positivismo, el cual cada día se sustenta en bases científicas como es la Psicología Positiva busca comprobar de qué manera podemos ser felices y mantenernos en un estado de paz y felicidad más constante.

No basta con decirme que debo decidir en ser feliz tenemos que hacer cosas para empezar a aprender a trabajar nuestra felicidad, pero también debemos ver porqué no somos felices; a veces se debe a situaciones que inevitablemente me pondrán de mal humor o tristes y no podré hacer nada para evitarlo.

¿Puedo ser siempre feliz? ¿Podemos y debemos estar todo el tiempo felices?

Ojalá pero no, lo que si puedo hacer es aprender a encontrar el camino a la felicidad. 

Existen condiciones en las que nos es imposible ser felices, mi padre está muriendo, mi hijo está enfermo, estoy peleada con mi pareja, perdí mi empleo, perdí una parte de mi cuerpo; miles de cosas pasan en la vida, y creo que el ERROR NÚMERO TRES DE LA FELICIDAD es creer que todo el tiempo podemos y debemos ser felices. Esa es una labor imposible porque la vida como ejemplifiqué está llena de subidas y bajadas y muchas veces nos vuestra trabajo encontrar la felicidad en momentos de tristeza.

Y no podemos cargar con el peso de sentirnos mal por no estar felices. Pero así como no podemos estar todo el tiempo felices, no todo el día tampoco podemos estar siempre tristes y ahí es en dónde cometemos el error NÚMERO CUATRO DE LA FELICIDAD, olvidarnos que existe la posibilidad de ser por momentos felices.

Ya aclarado el punto, de que a veces estamos en situaciones tristes, debemos hacer lo posible por aprovechar esos momentos de alegría que a veces surgen.

Entonces hablaremos de algo que si podemos ser:

Responsables con nosotros mismos para ser felices.

No es una decisión pero es una responsabilidad vista desde una perspectiva logoterapeutica con la cual podemos aprender que todo dependerá de que tan responsable soy o no para conmigo mismo.

Puedo analizar la situación y ver que la tristeza es una emoción y que al igual que las otras no es permanente y que si estoy en circunstancias negativas quizás sea comprensible detenerme y llorar para sanar mis heridas pero que tarde o temprano después de curarme podré volver a seguir adelante para ser feliz y vivir en paz. Si me hago responsable de mí misma y empiezo a luchar por:

  • Permitirme sentir bien, cuando mi corazón lo sienta.
  • Trabajar en mi inteligencia emocional para aprender a conocer y manejar mis emociones.
  • Conocerme mejor y aprender en que situaciones fluyó y soy más feliz y me siento en paz.
  • Recordar que aunque es no es fácil puedo aprender a ser cada día más feliz y entonces mis bajones de ánimo no serán tan malos.

Comprendiendo mejor que la vida está llena de experiencias así como emociones podemos luchar por trabajar en nosotros mismos. 
Deja tu comentario.