Artículo escrito por Psi. Sandra Buenfil 

Sobrellevar la muerte de un ser querido es uno de los más grandes retos que puede enfrentar una persona a lo largo de su vida, la pérdida de una persona significativa es sumamente dolorosa y difícil de superar.


Aunque de manera consiente y racional estamos sumamente relacionados con el tema de la muerte y la vemos como un suceso natural de la vida, cuando nos enfrentamos a ella es difícil incluso de comprender. 

La muerte de un ser querido puede generar reacciones un tanto diversas en cada una de las personas la cuales dependen de una serie de factores biopsicosociales, que permitirán o dificultarán el proceso de duelo.  


Las personas tienden a preocuparse por la cantidad de tiempo que es considerado normal en el proceso de duelo ;sin embargo, la realidad es que cada persona vive el duelo de manera única y no responde a un cronómetro. 

Uno de los factores que pueden entorperser el desarrollo del duelo pueden ser la relación que se tenía con el fallecido. Si la relación era complicada esto podría afectar al doliente ya que añade emociones ambivalentes (una emoción ambivalente es sentir amor y odio por la misma persona).  Una manera de resolver esta dimensión del duelo es reflexionando la relación antes del fallecimiento y comprendiendo las situaciones que les llevaron a eso, haciendo trabajo para perdonar y perdonarse a sí mismo por las cosas que sucedieron y que hoy en día no pueden cambiar ni resolverse.


Todos tenemos una capacidad de resilencia pero cada uno tiene su propio ritmo y formas de enfrentarlo, tienes que encontrar tu manera única según tu personalidad y forma de ser. Los manuales no sirven y tampoco lo que a uno le funcionó funcionará en ti, por lo que escucha los consejos y pruébalos pero sino te funciona no es porque hay algo mal en ti sino porque quizás lo que has probado no es concorde con tu forma de ser y pensar, es normal sentirse frustrado pero hay que seguir encontrando tu manera única y personal de vivir el duelo.


Si el duelo se complica, es decir que después de un año sientes que no hay ningún cambio significativo lo mejor es buscar ayuda especializada que te acompañe en el proceso para aprender a conocer nuevas herramientas que te permitan avanzar en el duelo.

Cómo sobrellevar la pérdida de un ser querido.


Aunque como mencioné anteriormente cada persona llevará un duelo personal, existen algunas cosas que pueden ayudar al proceso.

Hablar sobre la muerte del ser querido.

Sobre todo al inicio del duelo el fallecimiento es algo difícil de comprender y asimilar requiere tiempo y volver a decirlo ayuda a que la persona ‘saque’ sus emociones empiece a elaborar el duelo, después de un tiempo será menos necesario y la persona se sentirá con menor necesidad de hablarlo.

No hablar solo de la muerte del ser querido.

Después de un tiempo la persona tiene menor necesidad de hablar sobre cómo sucedió la muerte o los aspectos dolorosos, el problema es que evita constantemente recordar los buenos momentos porque estos le hacen sentir mal. Pero en el trabajo con los pacientes se ha descubierto que hablar sobre los aspectos positivos ayudan a que la persona active zonas cerebrales que evocan emociones positivas también por lo que dichos recuerdos pueden ser de ayuda para la elaboración del duelo.

Aceptar las emociones.

Otro de los problemas comunes es que las personas no tienden a aceptar sus emociones ni las positivas y mucho menos las negativas, las personas luchan todo el tiempo en contra de sí mismos porque creen que así podrán sentirse mejor, la realidad es que terminan más afectados. Aceptar lo que sientes es una manera de permitirte conocerte y aprender a manejar tus emociones todos tenemos miles de emociones día a día y negarlas solo es parte del problema que impide el avance a la superación del duelo.

Cuídese y cuide a su familia.

Las personas tienden a dejar de cuidarse a sí mismos o a sus familiares, lo cual les aísla unos de otros y la red de apoyo es una de las cosas más importantes para salir adelante durante un duelo, la soledad es mala porque termina aislando al doliente impidiéndole la oportunidad de darse cuenta que sus seres queridos también están perdiendo algo.

Si sientes que no puedes más entonces quizás es el momento de buscar a un especialista que te acompañe en el proceso de duelo recuerda que puedes sentirte bien y que el duelo no es permanente.

Deja tu comentario