Artículo escrito por Psi. Sandra Buenfil.

Este artículo es bastante pequeño pero tiene la finalidad de aclarar una de las dudas y situaciones más comunes durante la enfermedad de los familiares. Y es el hecho de que el cuidador sufre generalmente un desgaste físico, psicológico y Emocional que a veces en el peor de los casos es irreversible.


Desafortunadamente la vida es tan incierta que a veces pone a las personas en situaciones duras, la enfermedad de un familiar es sin duda una de las más difíciles de sobrellevar. Pueden ser distintos tipos de enfermedades, pero el cuidador es la persona que se encarga de apoyar y asistir las necesidades de la persona.

Generalmente los cuidadores son personas que deciden autoimponerse la ‘carga’ de asistir al otro, le llamo carga porque quizás al inicio no lo parezca ya que el cuerpo está fresco y la mente tranquila y el cuidador se siente incluso funcional y bien anímicamente de fungir esa labor. Desafortunadamente muchas enfermedades requieren de mucho tiempo y cuidados especiales, durante una gran cantidad de meses, días e incluso años. Y conforme pasa el tiempo se hace cada vez más pesado cumplir con las funciones y en ese momento en cuidador se da cuenta de una terrible realidad: no importa que tan candado se sienta, no hay nadie para apoyarle.

¿Porqué sucede esto? La razón es que en lo privado el cuidador desde un inicio no sólo goza de ser quien ayuda sino qué hay una ventaja inconsciente y es la posibilidad de controlar la situación familiar, de convertirse juez de los demás. En su contraparte los otros familiares aprovechan totalmente ‘el altruismo‘ del cuidador y se deslindan de la RESPONSABILIDAD del enfermo.

Esto, tarde o temprano hace que el cuidador pague una factura muy cara. 

La razón es que, después de un tiempo los demás familiares se han acostumbrado a que el cuidador resuelva todo y que sacrifique su tiempo y su vida; y ellos como nunca lo han hecho o lo hacen en una medida menos significativa no quieren perder el privilegio. No quieren dejar de vivir, quieren que alguien más se sacrifique.

Y en ese momento el cuidador que tiene horarios extenuantes, poco tiempo para sí mismo y su familia nuclear empieza desgastarse tanto que generalmente es quien se enferma después de la recuperación o fallecimiento del enfermo.


Hay miles de pretextos la realidad es que cada cuidador debe analizar qué tanto ha alimentado el monstruo del egoísmo en los otros que debían compartir la carga. 

Todos son responsables y deben desde un inicio dividir las tareas, haciendo que todos tengan la oportunidad de cumplir pero también no verse tan afectados en la enfermedad del familiar. Hacer esto desde el inicio garantiza que de ser EL Cuidador se conviertan en LosCuidadores. 

El precio que pagas es mayor a lo qué ganas!


Deja tus comentarios.