Artículo escrito por Psi. Sandra Buenfil


La culpa en el duelo es algo que vemos caso tan a menudo como la depresión. Por desgracia desde pequeños aprendemos a sentir culpa, nos educan a partir de esta y es nuestro único mecanismo de cambio.

Incluso nosotros lo repetimos en nuestra forma de educar a nuestros hijos, en lugar de enseñar a partir de otras características menos punitivas la culpa sirve como mecanismo de Cambio, control y límites. Por eso funcionamos tan bien a partir del uso de la culpa, nos habituamos a sentirla de hecho nos sentimos diferentes si no la está dentro de nuestra vida. Este dañino mecanismo social se hace más latente cuando estamos en un duelo.

Acaso no estás cada minuto y cada día repasando en tu mente lo que has hecho mal? Que pudiste decir, hacer, pensar? Nuestra mente cae en la trampa mortal de sentir únicamente culpa y esto nos hunde cada vez más en el autoreproche que nos impide salir de el auto castigo Emocional.

La trampa estuvo preparándose durante toda tu vida y ahora te ha atrapado! Todo el tiempo escuchamos en los dolientes que sienten culpa, por que le ayude porque! no le ayude! porque hice esto! Por lo que no hice! Y lo peor es que no parece existir salida!

Y luego ‘para acabarla’ llegan la gente a echarte culpas que ya no necesitas por qué tu repertorio es grande! Nunca falta el que te dice: “No llores.,, déjalo descansar” y ahí se aplicó otro mecanismo de Culpa; Culpa por lo que siento!

Ya no solamente hago y pienso cosas mal, ahora ‘para acabarla de amorlar’ lo que siento también está equivocado y me tengo que sentir mal por eso, y lo peor es que no puedo evitar llorar ni sentirme mal! Porque el duelo DUELE

La culpa es parte de la vida humana social, siempre la sentiremos pero aprendamos que solamente podemos hacernos responsables de los actos reales y posibles! No de las fantasías que crea nuestra mente ni las personas!

Si has hecho algo de lo que de verdad debes arrepentirte entonces trabaja hacia el perdón, no te autocastigues por medio de la culpa porque ese es un laberinto sin salida!