Una de las claves en el trabajo del duelo se encuentran en la comprensión de que el dolor es inevitable mientras que el sufrimiento es opcional. Sin embargo las personas difícilmente podemos diferenciar una de la otra por lo que aunque la frase nos suene interesante nunca la llevaremos a la práctica sino hasta entender completamente qué significa.

El dolor

El dolor es un estado natural, Emocional, biológico, psicológico; que es una respuesta a un estímulo o situación externa que afecte la vida de una persona de manera dramática, dura que desestabilizar su mundo. La afectación puede ser de cualquier tipo, y el dolor desaparece hasta que la persona logra restablecerse. 

Como he mencionado el dolor es inevitable, no puedes evitar que el dolor físico aparezca o que el dolor por una perdida afecte; ya que la vida está llena de situaciones positivas que te permiten ser feliz como aquellas negativas que conllevan dolor. 

Por más que nos reusemos al dolor, es algo que sucederá tarde o temprano pero también desaparecerá.

El sufrimiento en cambio, tiene las misma causas, pero es una potencialización emocional que lleva al desasosiego y malestar. Que puede paralizar a la persona, sumiendola en una profunda tristeza que le impide salir adelante. El sufrimiento es opcional es decir que en cierta medida puedes decidir si quieres sufrir, o no.


Cuando decides sufrir te predispones emocionalmente para que los sentimientos sean llevados a un nivel emocional difícil de trabajar, que te bloquea e impide pensar 💭. En cierta manera los pensamientos y comportamientos obsesivos sirven de ancla para impedir salir del sufrimiento. Quizás es mejor con un ejemplo, cuando estás en un duelo, es inevitable que sientas dolor por extrañar a la persona que has perdido. Eso te lleva a la tristeza y a que por momentos te sientas bajo de ánimo, en el inicio se hace casi imposible poder manejarlo pero con el pasar del tiempo se hace cada vez más manejable, quizás nunca desaparezca al 💯 % pero llega un momento en que restableces tu vida de manera normal sintiendo felicidad, tienes metas, objetivos y una vida normal. 

En el caso del sufrimiento tus pensamientos y comportamientos te hacen que no salgas adelante, cuando por fin empiezas a sentirte mejor, quizás buscas consciente o inconscientemente algo que de nuevo te haga sentir mal. Quizás estás de ánimo empiezas a salir y de pronto sientes culpa por sentirte bien y buscas fotografías videos o algo que te permita regresar al momento anterior en el que estabas sumido en el sufrimiento. Ya sea por pensamientos (como estar recordando cosas dolorosas todo el tiempo) o comportamientos (encerrarte y quedarte solo a pesar que la gente quiere salir contigo) no importa cuál el resultado es el mismo, sentirte miserable de nuevo. Como consecuencia no sentirás de nuevo la felicidad.

Si identificas que estás haciendo cosas que te hacen sufrir, lo primero que tienes que hacer es darte cuenta que tienes la posibilidad de salir de esa actitud tóxica que solamente te lleva a la infelicidad.