Cuando Dios creó al papá comenzó haciendo un diseño fuerte y alto; un ángel que revoloteaba al rededor del dibujo, se detuvo y lo observaba con curiosidad… Dios se volteo y descubrió que el Ángel lo observaba, por lo que el Ángel preguntó: 


Qué estás diseñando?

Y entonces Dios le contestó “estoy haciendo un gran proyecto”


Ya le has dado un nombre? Preguntó el Ángel.

Lo he llamado PAPÁ, respondió, mientras continuaba diseñándolo.

PAPÁ? De qué sirve un PAPÁ?

Dios se giró y le dijó: Un PAPÁ interviene cuando su hijo lo necesita, sabrá apoyarlo y darle valor en los momentos que más lo necesita, sabrá acariciarlo y abrazarlo cuando esté triste, jugará con él cuando regrese del trabajo…sin importarle si se siente cansado.., sabrá darle valores y enseñarle lo que es justo y lo que no. 

Dios trabajo durante toda la noche dándole una voz firme, diseñando cada una de sus características, el ángel ya se estaba dejando vencer por el cansancio y cuando estaba durmiendo a un lado de Dios se despertó de pronto sobresaltado; y al voltear a ver el diseño le preguntó?

Todavía sigues trabajando? Yo veo que lo has hecho muy grande y los niños son muy pequeños, Dios con su voz tranquila y dulce le respondió sonriéndole: es la medida justa para hacerlo sentir protegido.

Pero sus ojos parecen severos! Respondió el ángel, a lo que Dios susurró…

No lo has visto bien, observa sus ojos, que a distancia parecen severos pero que guardan el más grande amor, cariño y ternura, un PAPÁ daría la vida por su hijo si fuera necesario y su corazón es tan puro que no puede más que esconderlo. Pero debes saber algo Ángel, el papá siempre amara a sus hijos, tanto como yo los amo a todos ustedes!!!