Hablar de amor maduro es sinónimo de hablar de límites claros y sanos dentro de una relación de pareja en la que ambos se sientan libres y autónomos sin afectar los sentimientos del otro, los límites saludables establecidos entre ambos permitirá que s desenvuelvan en sus actividades diarias y su día a día sin ninguna atadura que delimite su autonomía.

Los límites son entonces una serie de demarcaciones establecidas entre ambos que han sido manifestadas y aceptadas con el objetivo de que ambos mantengan su individualidad pero que al mismo tiempo les permita construir un espacio mutuo llamado relación de pareja, no obstante el tema es sumamente difícil de comprender y sobre todo de aplicar por lo que hoy nos detendremos un poco para profundizar más.


Limite 1. Los valores

Primero yo y luego yo.

En la actualidad, los sujetos estamos viviendo una época en la que enaltecemos nuevos “valores” que están enfocados al individualismo más que al ser parte de una comunidad por lo que nos parecerá cada vez más común poder observar parejas que luchan inalcanzablemente por mantener su “independencia” a costa de todo.

Un ejemplo claro son esas relaciones en las que parecería que los acuerdos establecidos son que cada uno seguirá tomando decisiones sin importar lo que repercuta o afecte la relación. Un ejemplo podría incluso permitir al lector comprender lo que deseo explicar.

Hace unos años me encontraba sentada comiendo, las mesas estaban sumamente cercanas unas de las otras por lo que podía escuchar las conversaciones ajenas; unas amigas charlaban sobre lo que le sucedía a su amigo quien se encontraba muy desconcertado la situación era la siguiente:

La pareja con la que el chico convivía le acababa de comentar que había tomado la decisión hace unos meses de que regresaría a vivir a Francia y no sabia por cuánto tiempo entonces tendrían que restablecer los términos de la relación en lo que restaba del tiempo que les quedaba por vivir juntos y trabajar juntos, incluso su jefe había sido informado mucho antes que la pareja.

Basados en estos hechos reales podemos incluso, pensar que la chica no estaba enamorada y por ello había tomado dicha decisión, no obstante este cada vez es un caso más y más común en las consultas; ya que, vivimos un periodo en el que se exalta de marea exponencial que las personas deben pensar en sí mismos sin importar nada ni na di, nadie más interesa más que tú mismo y eso restablece los límites a unos cada vez más y más restringidos ya que impiden la formación de acuerdos, porque si lo único que importa eres tú entonces no hay necesidad de construir puentes entre dos y el futuro sólo dependerá en la medida que beneficie la individualidad llevándoles a utilizar a los demás como recursos.

Primero el otro y después el otro.

La pareja abnegada. Quizás lo has visto mil veces y no te habías si quiera dado cuenta. La película de amor romántico más aclamada por la historia es un monumento a vivir por y para el otro sin importar que le conozca apenas de hace cinco minutos. La película es Titanic.

Tenemos a esta bella chica Rose quien era dependiente emocional, sin voz ni voto se encontraba en medio de una relación sin amor, empujada por la bancarrota y su madre quien quería quedarse en la misma posición económica o incluso escalar y no le importaba para nada poner a su hija en una relación con un hombre que no era ni amoroso ni cuidadoso. Como consecuencia cuando conoce a Jack con un poco de atención que recibe, se encadena en una nueva relación ahora en una que ambos harán lo que sea por qué no le dejen.

La chica Rose estaba tan invadida por la idea romántica del amor que estaba dispuesta a establecer una relación con un hombre que no le ofrecería una vida como ella la conocería, pero el sacrificio lo valía en nombre del amor. La persona sacrificada casi siempre se relaciona con las mujeres pero sin duda esto no se encuentra ligado a género alguno, las personas que quieren sacrificarse sin poner un solo límite con tal de no ser abandonada es tan tóxica como la que no sacrifica nada por un bien común. En ambos casos estamos hablando de personas que no han logrado establecer límites sanos dentro de la relación.

A esta falta de límites el autor y psicoterapeuta Walter Riso les denomina Antivalores

“Valores que son antivalores: el deber de la despersonalización que se sustenta en la sacralización de un amor desmedido. No importa que debas sacrificar estudios, profesión, vida social y hasta las ganas de vivir: si te deprimes en nombre del amor, esa depresión será santificada”…“Una vez pasamos el límite de los principios, devolverse no es tan “fácil porque ya estamos enredados en la maraña de sentimientos que hemos fabricado y en los deberes que hemos asumido”.

Bajo este escenario debemos entonces comprender el primer límite en el amor:

Amar con Reservas, lo cual implica que la persona considerará, analizará y decidirá qué es negociable y que no , dentro de la relación; dentro de las negociaciones lo que queda fuera son los principios individuales. Un ejemplo es el principio de la vida, si alguno de los integrantes de la pareja considera que la vida es primordial y que protegerla es un deber, esto es algo no negociable y ambos deben comprenderlo.


Límite 2. El límite de lo razonable.

Actualmente lo razonable está muy lejos del consenso global, los cambios que tenemos son rápidos y difíciles de asimilar y bajo estas circunstancias las personas encuentran dificultades es establecer un consenso familiar y de pareja acerca de los valores, ideales y objetivos. No obstante aún contamos con referencias que nos permitan comprender cómo definir límites dentro de lo razonable.

La violencia, las infidelidades, el maltrato, son algunos ejemplos de lo que no es aceptable ni razonable en una relación. Cuando las personas violentan o engañan, es difícil considerar la existencia de amor saludable dentro de la relación, sin importar las excusas que se puedan argumentar.


Límite 3. Obstaculización de la autorealización.

Un punto clave en el establecimiento de límites dentro de la relación es que ambas partes tengan claro que son libres para elegir su destino y construirse día a día, la relación debe servir de apoyo para alentar y apoyar a la pareja en su realización. Por lo tanto, cuando te encuentras con una pareja que hace lo posible directa o indirectamente para entorperser este desarrollo, necesitas entender que es tu deber protegerte y evitar que alguien te impida ser tú mismo. Está es otra de las características que no son parte de las negociaciones, no se puede negociar no terminar una carrera, o no conseguir el empleo que sueñas. Si buscas tener una relación sana lo importante es que cuides de ti mismo, estableciendo un límite con respecto a tu realización personal.

“Si por hacer feliz a la persona que amas renunciaste a tus deseos íntimos, has reprimido tu esencia o has adoptado un look prestado que distorsiona tu “verdadero yo, pasaste el límite de un amor saludable” [Walter Riso]


Límite 4. Dignidad, Respeto y autonomía.

El amor de pareja es un espacio intangible en donde las personas se sienten amadas, seguras, respetadas ,con la posibilidad de ser uno mismo sin miedo a la crítica social. El otro te acepta con y a pesar de tus defectos, te reconoce tal como eres y te da la oportunidad de ser independiente, con confianza. Por eso un límite está en cuanto sientes que el otro abusa de ti, te falta el respeto y te quita tu libertad. En ese momento no eres parte de una relación, y definitivamente pierdes parte de tu dignidad al establecerte con quien no te ama verdadermente.

Cómo reconocemos que estamos sobrepasando nuestros límites en el amor:

…“Cuando cruzamos los límites de la autoestima, una sensación de falta de completitud, de vacío y encierro vital hace su aparición”…

Cuando nos encontramos en una relación poco sana lo sabemos, sin embargo hacemos lo posible para no darnos cuenta, en nuestra idea irracional del amor creemos que eso es pasajero o que cambiará, confiamos en que el amor será suficiente para derribar cualquier obstáculo. Como vimos en el artículo pasado las ideas románticas el amor nos hacen creer que debemos de soportar cualquier tipo de situación sin importar nada. La persona a pesar de sentirse insatisfecho seguir haciendo lo posible por mantener una relación que no la hace feliz.

Si reconoces alguno de los puntos descritos dentro de tu relación quizás estás sobrepasando los límites del amor.

El artículo retoma partes del libro:

Excerpt From: Riso, Walter. “Los límites del amor.” Norma S.A. Editorial, 2006-07-30. iBooks.

This material may be protected by copyright.
Artículo escrito por. Psi. Sandra Buenfil.