En el artículo anterior tratamos de comprender desde un punto de vista individual cuáles son los factores que incitan a una persona a realizar un acto similar como el sucedido en la balacera de Monterrey. Las explicaciones psíquicas no bastan para comprender un fenómeno; por lo tanto, es necesario llevar la discusión más allá de una perspectiva individual.


En la actualidad hemos observado que la violencia en México se ha diversificado, los de delitos y las victimas pueden pertenecer a cualquier estrato socioeconómico y zona dentro del país. Como consecuencia podemos observar que cada vez son más los mexicanos que sufren algún tipo de violencia produciendo en ellos una sensación te vulnerabilidad. La ola de violencia que desde hace unos años afectado nuestro país ha desencadenado en la sociedad afectaciones psicológicas y emocionales entre ellas el estrés miedo y ansiedad se han incrementado.

Las ciudades más afectadas por la delincuencia han sido aquellas en las que existe una guerra entre carteles por ganar territorio las ciudades como Monterrey han sufrido esta lucha durante años las repercusiones también la sufren los ciudadanos que no tienen ninguna relación con los cárteles del narcotráfico. El miedo y la inseguridad construye en las personas nuevas formas de relacionarse entre ellos, la perspectiva psicosocial pretende comprender desde un punto de vista más amplio como la violencia puede afectar emocional y psíquicamente a cada persona grupo y sociedad. Es relevante considerar un análisis de los fenómenos de violencia desde una perspectiva psicosocial ya que estos nos permiten comprender de qué manera van modificando la forma de pensar y de sentir en los sujetos.

Actualmente los mexicanos estamos expuestos a diferentes tipos de estímulos que se relacionan con la violencia, Los medios de comunicación , la sobreexposición amarillista de las notas de los periódicos acerca de asesinatos han cambiado la forma como los mexicanos observan Y normalizan la violencia. Las redes sociales también han sido un espacio exposición de temas violentos, por lo tanto dichas influencias modifican la forma como los niños adolescentes y jóvenes se relacionan hoy en día.

Para comprender más a fondo podemos analizar desde el punto de vista sociológico que existen Es factores de la violencia que se entrelazan: la violencia directa ,estructural y cultural. ‘Para definir los tres tipos de violencia anteriormente mencionados; la violencia directa es aquella situación de violencia en donde la acción genera un daño directo sobre el sujeto destinatario, es una relación que sigue el proceso sujeto-acción-objeto, sin que nada obstaculice la ejecución del mismo. La violencia estructural define procesos de violencia en los que la acción es producida por mediaciones institucionales o estructurales, la cual podría comprenderse como un tipo de violencia indirecta que está presente en la injusticia social y otras circunstancias que evitan satisfacer las necesidades de la población. El último eslabón del triángulo de la violencia es conocida como violencia cultural; en palabras de Francisco Jiménez: “si la violencia directa es generada desde el propio agresor y la violencia estructural está organizada desde el sistema (la estructura), la violencia cultural lo hace desde las ideas, las normas, los valores, la cultura, la tradición, como alegato o aceptación ‘natural’ de las situaciones provocadas por ella. Es decir, todo aquello que en definitiva desde la cultura legitime y/o promueva la violencia de cualquier origen o signo”. ‘

En este artículo no podemos explorar profundamente las definiciones de violencia y cómo afecta a las personas que lo sufren sin embargo para comprender lo sucedido en la balacera de Monterrey podemos rescatar que los jóvenes que son expuestos a diario a la violencia terminan inevitablemente normalizandola, teniendo como consecuencia efectos exponenciales como los acontecidos en elColegio. El hecho que un joven de la edad del estudiante tuviera el conocimiento de utilizar un arma y estuviera en contacto directo sin supervisión permite hacer conjeturas sobre un mal acompañamiento por parte de los encargados en su educación dentro del entorno más cercano, la familia.

Analizar este tipo de situaciones desde un aspecto más amplio nos permitirá comprender cuáles son los compromisos que tenemos como sociedad en nuestro país, solamente así tendremos la oportunidad de comprender de qué manera los jóvenes son afectados por la violencia.

Artículo escrito por psi. Sandra Buenfil.